¿Ésta es «La Iglesia de Cristo»?

¿Ésta es «La Iglesia de Cristo»?

De Creced 6/2012

A continuación presento un extracto que he redactado (un poco) de una carta que me envió un hermano latinoamericano. He decidido no poner el nombre del país ni los nombres de los oficiales porque según entiendo, este cuadro representa la situación en varios países.

Le comento como están las cosas en mi país. Aquí hay una organización nacional que representa todos los grupos religiosos. En esa organización está la iglesia de Cristo, representada por un hermano, el cual ha llegado a ostentar el cargo de Tesorero. La organización «Iglesia de Cristo» cuenta con una Junta Directiva Nacional la cual funciona al estilo papal, y cuyo presidente es el hermano mencionado anteriormente, el cual tiene autoridad para pedir explicaciones a los predicadores de las congregaciones sobre los hermanos que los visitan ya sea nacionales o extranjeros, además el puede determinar quienes son predicadores de la iglesia de Cristo, lo cual acredita por medio de un carnet que firma como presidente. El determina cuáles Iglesias de Cristo pueden recibir Biblias, himnarios, tratados, etcétera, que por supuesto son aquellas congregaciones que lo reconocen como su presidente y acatan sus disposiciones. No conforme con ello, en cada provincia hay un representante legal, de las Iglesias de Cristo, a través del cual este hermano, hace llegar sus orientaciones, literaturas, el reconocimiento de ser Iglesias de Cristo o predicadores de ellas, invitaciones a encuentros de predicadores, entre otras cosas.

En fin hermano mío hoy en nuestro país somos reconocidos como iglesias de Cristo no por observar la doctrina de los apóstoles y de nuestro Rey, sino por aceptar esta forma de gobierno humana tan alejada del sencillo diseño divino.

¡Se necesita una revolución espiritual!

Al leer este tipo de carta, me pregunto, ¿dónde están los hermanos que respetan la Biblia? ¿Dónde están los que exigen libro, capítulo y versículo para apoyar sus prácticas? ¿Dónde están los que en verdad están en contra del sectarismo?

Es que poco a poco los hermanos han ido aceptando prácticas que vienen de las sectas: primero que sus redes de congregaciones equivalen a «la Iglesia de Cristo,» luego sus iglesias patrocinadoras, entonces sus personería jurídica a nivel nacional, entonces sus oficiales a nivel nacional (presidente, vicepresidente, etc.) y por fin lo que tenemos es una secta Iglesia de Cristo de pleno derecho. Así buenos hermanos han sido hipnotizados para aceptar esta maquinaria sectaria y así tienen la iglesia de Cristo como una plena secta.

Ya es tiempo para decir ¡basta! Dejemos las organizaciones nacionales con sus oficiales, reglamentos y maquinaria sectaria. Declaremos nuestra independencia de ellas. Volvamos a Cristo y a su patrón sencillo, predicando el evangelio puro de Cristo, estableciendo congregaciones independientes que en verdad sean de Él las cuales no se sujeten a Roma, sino solamente al Rey.

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This