No son asuntos de preferencia

No son asuntos de preferencia

Pensando en intercambios con hermanos liberales

De «Creced» 10/2008

En el último boletín, mencioné la amistad que he llegado a tener con algunos hermanos progresistas en el Internet. Son inteligentes, habiendo escrito varios libros populares entre hermanos de la corriente principal. También son amorosos, recibiendo con mucha cortesía y respeto mis objeciones a algunos de sus puntos de vista. Aunque he llegado a quererles, me da pena decir que están en el proceso de descartar algunos principios importantes en cuanto a la interpretación bíblica, en particular, la importancia de buscar autoridad bíblica por medio de los mandatos, ejemplos aprobados o las inferencias necesarias de las escrituras. Dicen que debamos descartar esta «hermenéutica» (forma para interpretar las escrituras) y buscar una nueva, la cual según ellos tiene que ver con el decidir lo que es «compatible con el amor y el sacrificio de Cristo.» Puesto que muchas de sus ideas están afectando a congregaciones de habla española, he decidido revisarlas de vez en cuando aquí.

Aunque no creo que debemos sentirnos obligados a seguir alguna lista oficial o semioficial de reglas humanas en cuanto a como interpretar la Biblia (o sea, alguna hermenéutica), sí creo que Dios quiere que usemos el sentido común con Su palabra (1 Cor. 10:15) y el buscar precedentes bíblicos a través de mandatos, ejemplos aprobados o inferencias necesarias es hacerlo. Aunque admito a veces este proceso no es tan sencillo (por ejemplo, no siempre es fácil determinar cuáles son los elementos esenciales en algún ejemplo), es bíblico y nos puede ayudar a determinar si alguna práctica es del cielo o de los hombres (Mateo 21:25).

¿Cómo responden a mis objeciones?

* En cuanto a la organización de las congregaciones de Dios – Un amigo escribió que no deberíamos de preocuparnos tanto por la organización en las iglesias locales ya que no es la esencia del evangelio, sino lo es el amor de Cristo y un enfoque en su muerte y resurrección.

Respondí que aunque es verdad que la organización de las iglesias no es asunto de tanto peso como lo es el sacrificio de Cristo, aun así no debemos de descuidarla ya que la apostasía que resultó en la formación de la Iglesia Católica tuvo sus principios con el descuido de ella. Aunque al principio mi hermano resistió el punto, le seguí presionando en cuanto al desarrollo de la jerarquía de la Iglesia Romana hasta que por fin dijo, «Prefiero que haya una pluralidad de obispos en una congregación.»

* En cuanto a cómo las iglesias pueden buscar fondos. Otro hermano (un profesor bastante reconocido) dijo que no deberíamos tomar 1 Corintios 16:1-4 como patrón exclusivo para la recaudación de fondos para la iglesia. Entre otras cosas, dijo que los jóvenes de la iglesia puedan recaudar fondos para sus proyectos al lavar autos y que Bernabé obtuvo fondos al vender una propiedad para dar el dinero a la iglesia (Hechos 4:36), implicando que las iglesias puedan hacer lo mismo.

Le contesté que aunque los individuos tienen libertad para conseguir fondos por medio del trabajo y la inversión para luego contribuir a la iglesia, la única forma revelada en la cual las congregaciones del Nuevo Testamento recaudaron fondos era por las ofrendas voluntarias de los santos. Le pregunté si una iglesia estaría bien al tener un negocio, «Inmobiliario Iglesia de Cristo» o un «túnel de lavado de autos Iglesia de Cristo.» Su respuesta era algo complicado pero en ella dijo, «Prefiero que las congregaciones recauden fondos con ofrendas voluntarias.»

* El uso de la sandía en la cena del Señor. Un hermano progresista (no uno de mis amigos) escribió lo siguiente acerca de a usar sandía en la cena del Señor- «Personalmente no lo haría… pero solamente es mi preferencia en cuanto al asunto.» (http://www.zianet.com/maxey/patt4.htm)

Y así responden a otros puntos cuando son presionados: «Prefieren» la música vocal en la adoración aunque no pueden decir que la instrumental carece de autoridad nuevo testamentario. «Prefieren» que se tome la cena todos los domingos, pero no es asunto de autoridad bíblica.

¿Por qué mis queridos hermanos no pueden decir sencillamente que algunas prácticas como un solo obispo (pastor) en una congregación, las iglesias metidas en los negocios, la música instrumental y la participación no semanal de la cena (¡y el uso de la sandía en ella!) quedan sin autorización bíblica? Porque hacerlo sería admitir que hay un patrón bíblico en cuanto a estos puntos. Según ellos, el único patrón es hacer todo lo que sea «compatible con el amor y el sacrificio de Cristo» y aunque esto suene bonito, depende del juicio subjetivo de hombres falibles para determinar si algo es compatible o no. ¡Todos los hombres que han comenzado apostasías creen que sus innovaciones son «compatibles con el amor de Cristo!»

Algunas preguntas

* Al comenzar los hombres a establecer obispos regionales, arzobispos y diócesis (como pasó en los siglos después de Cristo al desarrollarse la Iglesia Católica Romana), ¿habría ayudado si algunos cristianos les hubiesen dicho no preferir tales arreglos?

* Al comenzar los hermanos de la Iglesia Cristiana Discípulos de Cristo de promover su Sociedad Misionera, sus conferencias generales de la Iglesia y su modernismo, ¿habría detenido un poco esta apostasía si los fieles hubieran dicho no preferir tales cosas?

Un mejor camino

Es verdad que el sacrificio de Cristo que demuestra el gran amor de Dios debe ser el eje de nuestra fe y que algunos hermanos han descuidado este gran principio al discutir asuntos de menos peso como la organización de la iglesia y la música instrumental. Pero, no tiene que ser una cosa (el amor de Dios) o la otra (cuidado con el buscar precedentes bíblicos), sino debe ser las dos cosas a la vez. Podemos dar prioridad sobre todo al amor y a la vez preguntar si ciertas prácticas son «del cielo o de los hombres» (Mateo 21:25). No hacer esta pregunta es dejar la puerta abierta para todo tipo de apostasía.

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Share This