Una hermana observa cambios en la iglesia

Una hermana observa cambios en la iglesia

De «Creced» 12/2012

Vi la siguiente nota en «Facebook» un portal del Internet. Fue dirigida a otro hermano, pero no creo estar violando la confianza de nadie al comentar sobre ella, ya que fue puesta en un sitio público.

Hermano ___, Estoy muy triste porque desde que vine a los Estados Unidos, me congrego desde hace cinco años, pero como a los tres años cambiaron de líder o predicador y desde entonces todo ha ido cambiando hasta el punto que hoy los lideres o ancianos están permitiendo que las mujeres den la santa cena entre otras cosas… No sé como explicarle esta situación. La verdad es que necesitamos ayuda. Por favor hermano, yo soy mujer y no sé que puedo hacer y por eso acudo a usted.
Al leer esta nota, sentí mucha pena por la hermana. Obviamente se siente triste por los cambios en su iglesia y no sabe cómo responder. Podemos hacer varios puntos al pensar en su situación.
Aquí en los Estados Unidos hay muchas corrientes no sanas en las iglesias de Cristo. Ya es tiempo que dejemos el concepto que «si está el nombre ‘Iglesia de Cristo’ en el rótulo, allí enseñan la verdad.» La hermana mencionó el servir las mujeres la cena. Otras prácticas que están llegando a estar de moda en muchas iglesias de Cristo son: aplausos en la reunión, palmadas dadas con el ritmo de los himnos, mujeres en el púlpito, la música instrumental, coros, músicos profesionales que cantan al estilo de concierto, etc. Muchas de estas prácticas representan el compromiso con uno de los ídolos más adorados en el siglo XXI, el mundo del espectáculo.

Hermanos que vienen a este país de otros lugares deben tener cuidado no solamente para tener su residencia legal, sino también para estar seguros de poder tener una buena «residencia congregacional.» Hay pocas congregaciones de habla española en este país donde en verdad tienen cuidado con las escrituras. Mejor sería quedarse en un país que es pobre económicamente y rico espiritualmente que el llegar a un país que es rico económicamente pero con pocas oportunidades espirituales para gente de habla española en muchas partes, al menos para los que no están capacitados para comenzar nuevas obras.

Mi consejo a la hermana sería que tratara de hablar en privado con los hermanos de confianza para ver si hay alguna forma para frenar las prácticas que vienen del feminismo y del mundo del espectáculo. Si no pueden ser frenadas, quizás haya unos pocos que puedan salir y formar una congregación más apegada a las escrituras, aunque tenga que reunirse en la casa de un individuo. O, pueden buscar otra congregación más apegada a las escrituras si hay.

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Share This