UNA PARÁBOLA PARA LAS MADRES

UNA PARÁBOLA PARA LAS MADRES

 

“Por este niño oraba, y el Señor me ha concedido la petición que le hice.” 1 Samuel 1:27

Una madre joven empezó en el camino de la vida. «¿El camino es largo?» ella preguntó.

Su guía sonrió y dijo: «Sí. El camino es largo, y serás una anciana antes de llegar al final, pero el final será mejor que el principio.”

Pero la joven madre estaba feliz, y no creía que nada pudiera ser mejor que aquellos años. Así que jugaba con sus hijos y recogía flores para ellos en el camino. Ella los bañaba en manantiales de agua cristalina. El sol brillaba sobre ellos y la vida era buena. La joven madre dijo: «Nada será más hermoso que esto.”

Entonces llegó la noche y una tormenta, y el camino se oscureció. Sus hijos temblaron de miedo y frío, y la madre se los acercó y los cubrió con sus alas. Los niños dijeron: «Oh mamá, no tenemos miedo ya que estás cerca de nosotros.”

Y la madre dijo: «Esto es mejor que el brillo del sol, porque les he enseñado el coraje a mis hijos.”

Llegó la mañana, y había una montaña por delante, y los niños treparon y se cansaron, y la madre estaba cansada, pero en todo momento les dijo a los niños: «Un poco de paciencia, y pronto llegaremos.” Entonces los niños treparon, y treparon, y cuando llegaron a la cima dijeron: «No podríamos haberlo hecho sin ti, Mamá.”

Y la madre levantó la vista hacia las estrellas al acostarse esa noche y dijo: «Este día ha sido mejor que ayer, porque mis hijos aprendieron fortaleza frente a una tormenta. Ayer les di valor, hoy les di fuerza.»

Al día siguiente llegaron nubes amenazadoras que oscurecieron la tierra: guerra, odio, maldad, y los niños tantearon y tropezaron, y la madre les dijo: «Miren hacia arriba, levanta los ojos hacia la Luz.” Los niños vieron por encima de las nubes una gloria eterna, y los guio y los llevó más allá de la oscuridad.

Esa noche la madre dijo: «Este ha sido el mejor día de todos, porque les he mostrado a mis hijos a Dios.”

Pasaron los días, y las semanas, y los meses, y los años, y la madre envejeció, y estaba pequeña y encorvada. Pero sus hijos eran altos y fuertes, y caminaban con coraje. Cuando el camino era difícil, ayudaron a su madre; y cuando el camino era duro, la levantaron, porque era tan ligera como una pluma. Finalmente llegaron a una montaña, y más allá de la montaña pudieron ver un camino sinuoso y puertas doradas abiertas de par en par.

Y la madre dijo: «He llegado al final de mi viaje, y ahora sé que el final es mejor que el principio, porque mis hijos pueden caminar solos y sus hijos después de ellos.”

Y los niños dijeron: «Siempre caminarás con nosotros, mamá, incluso cuando hayas pasado por las puertas.”

Se pusieron de pie y la observaron mientras ella continuaba sola. Las puertas se cerraron detrás de ella y sus hijos dijeron: «No podemos verla, pero todavía está con nosotros. Una madre como la nuestra es más que un recuerdo. Es una presencia viva.”

Temple Bailey (1889-1953) ~ Escrito para la revista Good Housekeeping en 1933, publicado por David Maxson

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× 7 = 70

Share This