UN SUICIDIO TRÁGICO

UN SUICIDIO TRÁGICO

De «Creced» 10/2006

Melvin Gordon se mató. Amaba a su familia, especialmente a su hermana que sufría de una seria enfermedad de los riñones. «Yo haría cualquier cosa para ayudar a mi hermana» le dijo a su esposa. Después de decir eso, fue al hospital, puso la boca de una escopeta en su cabeza y se suicidó. Dejó una nota en su camisa que decía, «saque mi riñón dentro de una hora para mi hermana.» Pero no pudo ser. Para ser trasplantado, un riñón tiene que ser lleno de un flujo continuo de sangre para que el tejido no se deteriore. Por tanto, no pudieron usar los riñones de Melvin Gordo para ayudar a su hermana. Murió en vano.

Puntos llamativos

* Melvin Gordon era sincero. Quiso ayudar a su hermana hasta el punto del suicidio.
* Su sacrificio fue en vano porque no tomó el tiempo para investigar los hechos médicos.
* Puesto que no tomó el tiempo para investigar, sino que actuó impulsivamente en base nada más que en sus sentimientos, él murió y su hermana sigue enferma.

Un Paralelo Espiritual

La historia trágica de Melvin Gordon se repite espiritualmente en las vidas de millones de personas que son sinceras, honestas y liberales con su dinero y tiempo en sus iglesias. Sin embargo, como Melvin Gordon, estos individuos sacrifican sin investigar los hechos espirituales. Muchos admiten francamente tener poco conocimiento bíblico y que no hay precedentes bíblicos para muchos de los proyectos en los cuales participan, pero siguen adelante, sinceros pero sin autoridad de Dios. Van a misas, juegan en equipos deportivos para sus iglesias, se gozan en los espectáculos presentados por sus iglesias, cantan en los coros y en otras formas son muy sinceras y activas. Anticipan ir al cielo, ¡pero no investigan nada en la palabra de Dios!

Como la falta de investigación produjo una tragedia en el caso de Melvin Gordon, la falta de investigación de parte de gente sincera y religiosa producirá tragedias espirituales. Jesús dijo en Mateo 7:21, «No todos los que me dicen; ‘Señor, Señor’ entrarán en el reino de Dios, sino solamente los que hacen la voluntad de mi padre celestial.» ¿Es usted una de las personas que sinceramente hacen cosas sin buscar autorización de Cristo?

Como evitar la tragedia espiritual

En el juicio final la pregunta crítica no será, «¿es usted una persona religiosa?» sino, «¿hizo usted la voluntad del Padre?» Solamente aquellos que estudian diligentemente la palabra de Dios y que la obedecen, pueden tener confianza en el día de juicio. Si usted quiere evitar la tragedia espiritual, haga lo que no hizo Melvin Gordon. Investigue y estudie antes de actuar. No dé su vida a una causa religiosa en vano. (Por Bill Hall, adaptado un poco)

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This