Si Jesús no viene… ¿Cómo será la congregación donde usted es miembro?

Si Jesús no viene… ¿Cómo será la congregación donde usted es miembro?

¿en 50 años? ¿75 años? ¿100 años?

¿Será fuerte? ¿Habrá apostatado? ¿Habrá muerto?

¡Las iglesias cambian a través de los años! La iglesia en Efeso era fuerte al escribir Pablo a ella alrededor de 60 D.C. Treinta cinco años más tarde (si se cree que Juan escribió Apocalipsis alrededor de 96 D.C), había perdido su primer amor (Apoc. 2:4). La iglesia en Laodicea evidentemente era muy viva al escribir Pablo a los Colosenses (Col. 4:13,16). Treinta cinco años más tarde, Dios quería vomitar esta iglesia tibia de su boca.
Aunque han habido iglesias conocidas del Señor en este país, los Estados Unidos, por más de 200 años, es muy difícil señalar a una que ha sido fiel por 100 años y hay muy pocas congregaciones fuertes que han sido fieles por más de 50 años. La mayoría han apostatado con el uso de los instrumentos de música y la sociedad misionera, o se han apartado de Dios con el liberalismo, el institucionalismo y el evangelio social.
¿Qué pasa con las congregaciones que no siguen fieles?

Los cristianos de la segunda, tercera y cuarta generación (o sea, los hijos, nietos y biznietos de personas que dejan el mundo o las sectas para seguir a Cristo) muchas veces tienen menos cuidado con las escrituras que sus padres y abuelos tuvieron.
También, si no tienen cuidado, esos cristianos llegan a identificarse con alguna tradición “Iglesia de Cristo”, más que con Cristo. Así se enredan fácilmente en el institucionalismo, teniendo la iglesia como una alianza religiosa en vez de individuos salvos. Comienzan a enfocarse en esta alianza, en sus tradiciones, sus institutos, sus proyectos y sus líderes, más que en el Salvador. Aun hermanos que les gusta identificarse como “conservadores” pueden dejar de ser independientes, identificándose más y más con alguna alianza “conservadora”.
¿Cómo serán las iglesias conocidas de habla española en el año 2053?

Es probable que muchas sigan el mismo camino de las congregaciones en los Estados Unidos hoy.
(A) Congregaciones sumamente liberales – Tendrán mujeres en el púlpito, comunión con las sectas y estarán muy parecidas a éstas. Muchas congregaciones en los Estados Unidos ya han alcanzando este nivel de apostasía.
(B) Congregaciones sectarias – Como todas las sectas, tendrán sus institutos, programas, revistas y líderes oficiales.
(C) Congregaciones muertas – En estas congregaciones, los hermanos se pelearán tanto que dejarán de ganar almas para el Señor y los jóvenes se disgustarán y se irán.
(D) El remanente fiel – Siempre hay algunos que mantienen su independencia y siguen a Cristo sin preocuparse por las corrientes de la hermandad alrededor de ellos.
¿Cómo evitar estos desvíos ?

* Enseñar a los jóvenes la importancia de seguir con cuidado e independencia la palabra de Dios.
* Evitar lazos con iglesias liberales en los Estados Unidos. Conozco a algunos hermanos muy fieles y cuidadosos, pero mantienen lazos con iglesias institucionalistas en los Estados Unidos. Lo hacen por varias razones, a veces para recibir ayuda económica de ellas. Ven la sinceridad de los hermanos liberales (y muchos son muy sinceros) y por tanto, aunque vean algunas cosas cuestionables, cierran los ojos a éstas y siguen recibiendo dinero y visitas de ellos.
Aunque sé que las iglesias donde predican estos hermanos sinceros van a seguir fieles mientras ellos vivan, mi preocupación es lo que será de ellas después de su muerte. Los mismos lazos que les traen la ayuda económica también traerán la influencia no saludable de la apostasía que cada día aleja a más gente de Dios en este país. Las visitas de los Estados Unidos con conceptos institucionalistas hablarán de los institutos de la alianza sectaria tales como los de Abilene, Lubbock, Harding, el Instituto Baxter, etc. Hablarán de otras organizaciones no bíblicas de la alianza (Radio Mundial, Manna Ministries, etc.) y así todos sus conceptos institucionalistas van contaminando a los jóvenes. Así, aunque las iglesias no anden mal en este momento, la levadura de la apostasía de los Estados Unidos las irá contaminado. Así es probable que en el año 2053 sean de una de las primeras dos categorías mencionadas arriba (A o B).
Para evitar esta desgracia, es necesario ya señalar con amor la importancia de no tener lazos con iglesias liberales en los Estados Unidos ni con sus organizaciones ni proyectos. Debemos identificarnos solamente con Jesucristo, formando congregaciones que sean solamente de El. Jamás nos identifiquemos con alguna alianza “Iglesia de Cristo” con sus institutos, revistas y “líderes” oficiales. Hagámoslo por amor de nuestros hijos, nietos biznietos y otros descendientes, pero más que nada por nuestro Salvador, Jesucristo.
Haga clic aquí para leer un breve artículo sobre la excusa más dada para mantener lazos no saludables con hermanos no cuidadosos.

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Share This