¡NECESITABA MÁS QUE UN AJUSTE!

¡NECESITABA MÁS QUE UN AJUSTE!

De «Creced» 2/17

Un día, mi padre notó unas gotas de aceite debajo de nuestro auto y pensó, “Tengo que hacer algo. Voy a llevar el auto al mecánico para que apriete los tornillos de la tapa de la válvula.” Y así hizo.
Sin embargo, después de algunas horas el mecánico llamó a mi padre y le dijo, “Señor Hall, lo que su auto necesita no es un pequeño ajuste, ¡necesita un nuevo motor!”

En nuestras vidas, a veces nos damos cuenta de que las cosas no están saliendo bien. Quizás los problemas matrimoniales, los problemas con los hijos, con la ley o dificultades económicas nos despierten al hecho de que tienen que haber cambios en nuestras vidas.

Pero muchas veces queremos arreglar todo con solo algunos pequeños ajustes. “Quizás si voy a la iglesia una vez la semana, eso me ayude.” O, “con solo dejar de tomar tanto puedo llegar a controlar mi vida.” Pero muchas veces lo que necesitamos no es un pequeño ajuste, que no sea tan doloroso, sino un cambio completo de nuestra perspectiva de vida, y ¡este cambio sí cuesta!

Colosenses 3:5 dice – “Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría…” El hacer morir lo terrenal en nosotros no es un pequeño ajuste. ¡Es un cambio de motor! Muchas veces significa el dejar nuestro trabajo, nuestros viejos amigos y ser rechazados por la familia. Aunque cueste mucho, las bendiciones que vienen son incalculables. Pero no pensemos que con solo un pequeño ajuste, será posible solucionar nuestros problemas espirituales. ¡Hay que cambiar el motor! Hay que cambiar lo que nos motive y nos impulse.

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Share This