BUSCANDO LA UNIDAD EN CRISTO (I Corintios 1:10-19)

BUSCANDO LA UNIDAD EN CRISTO (I Corintios 1:10-19)

De Creced 10/95
Por Luis Segovia

Según estos versículos había división en una iglesia y esta iglesia no era otra sino una iglesia de Cristo. Ahora pensemos en la recomendación del apóstol según verso 10, «que no haya entre vosotros división».

¿Por qué de esta recomendación somos un solo cuerpo (I Cor. 12:16)? Como un solo cuerpo, debemos estar unidos en una misma mente. Pero esa mente no es ni la mía ni la suya, sino la de Cristo (I Cor. 2:16). Esta es la base de la unidad.

Ahora, para lograrla hay que:
(1) Desear ser uno
(2) Desear ser guiados por la mente del Señor.

Para todas las cosas a hacer, hay que pensar si estamos siendo guiados por la mente del Señor. Por lo tanto, toda cosa que afecte esta unidad, siguiendo el ejemplo de verso 11, hay que ponerla al conocimiento de la hermandad aunque algunos no estén de acuerdo. La información dada en este caso, según verso 12, era una iglesia dividiéndose.

¿Cómo vio el Señor la división de Su cuerpo? La vio como resultado de la carnalidad (I Cor. 3:3,4).

ARGUMENTO DE PABLO

¿Está dividido Cristo? (vs. 13) Hermanos que fomentan la división no han entendido el mensaje de Pablo. Si somos Cristianos, somos miembros de Su cuerpo (el de Cristo) y un cuerpo no puede dividirse sin que se destruya.
Una pregunta en medio de todo esto: ¿Qué hacer para ser miembro del cuerpo de Cristo, la iglesia?

Para contestar esta pregunta debemos pensar primero: ¿qué hacer para ser de Pablo?
(1) ¿Había sido Pablo crucificado por los Corintios?
(2) ¿Habían sido bautizados en el nombre de Pablo?
¿Qué acerca de Apolos? ¿Cefas? La misma lógica se aplica a ellos.

Pablo enseña, Cristo es El que murió por nosotros y somos bautizados en el nombre de Cristo para ser de Cristo.
Seamos solamente de Cristo y así seremos uno en El.

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Share This