LA PARÁBOLA DEL SEMBRADOR

LA PARÁBOLA DEL SEMBRADOR

(Mateo 13:1-9; 18-23)
RESUMEN DE LA PARÁBOLA

En esta parábola hay tres figuras claves: el sembrador, la semilla y la tierra.
Algunos interpretan como sembrador a Jesucristo, nuestro Salvador y como interpretación secundaria, todos aquellos que por mandamientos de El han seguido esta labor.
Con la semilla no hay tanto problema de interpretación. Dice Lucas 8:11, la semilla es la palabra de Dios.
La tierra representa las cuatro condiciones del corazón del hombre en que se siembra la semilla.
¿Qué significado tuvo el hablar en parábolas? Es posible que Cristo hubiera querido motivar a las personas a interesarse en las cosas espirituales.
Hay dos acciones que sobresalen en esta parábola: (1) el enseñar (el sembrar) y (2) el oír. Jesús dijo en frecuentes ocasiones, «mirad como oís». ¿Cómo estamos oyendo?

CUATRO CLASES DE TIERRA

(1) La tierra junto al camino. (Mateo 13:19) Representa el que oye y no entiende porque no quiere entender. Esta tierra es bien dura, tan dura que la semilla no la puede penetrar.
Algunos que oyen son así. Oyen, pero el mensaje se pierde, las palabras entran al oído pero no se quedan. El corazón puede endurecerse como la tierra junto al camino.

(2) La tierra en pedregales. (Mateo 13:20) Representa el que oye y al momento recibe la palabra con gozo. Esta clase de oyentes con mucha rapidez obedecen y con mucha rapidez dejan el camino.
Hay quienes dicen de estos individuos, «y ¿dónde está el hermano»? Y ¿dónde va a estar si nunca estuvo? Su fe no es bien profunda. Es como sembrar en una capa de suelo en el cual hay piedra. No tienen convicción. Son gente que llega a la conclusión que obedecer es fácil.

(3) La tierra entre espinos. (Mateo 13:22) La vida de estos oyentes está tan ocupada en otras cosas que es difícil que Cristo tome el control de su vida. Los espinos crecen antes de darnos cuenta.
Los espinos pueden ser sacados y tenemos que hacerlo si queremos ir al cielo.

(4) La buena tierra (Mateo 13:23) Representa al buen oyente. Es el que oye, entiende, obedece, da fruto y persevera.

¿Qué clase de tierra es usted? Usted determina la contestación a esta pregunta por su forma de responder a la verdad.

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This