CADÁVERES EN LAS IGLESIAS

CADÁVERES EN LAS IGLESIAS

En cierta ocasión un predicador estaba predicando un sermón fúnebre y sin pensar dijo,

«Este cadáver fue miembro de esta iglesia por diez años».

¿Qué podemos sacar de esta afirmación? Podemos sacar muchas verdades:

(1) Los cadáveres no responden ni reaccionan a la predicación del evangelio. Así hay hermanos. Por un oído les entra y por el otro les sale. Muchas veces ni entra ni sale el mensaje de sus cuerpos porque en la reunión solo está en envase. ¡Su alma anda por otros lugares!

(2) Un cadáver no puede llevar carga de ninguna clase. Hay miembros así. No llevan su propia carga y en lugar de ayudar sirven de estorbo.

(3) Un cadáver no alegra ni adorna el ambiente. Así hay algunos cristianos. En lugar de alegrar a otros, andan siempre amargados y amargando los ánimos de otros.

Conclusión: ¿Cuánto hace usted, es miembro de la iglesia? Ojalá al pasar al sueño eterno el predicador si presenciamos su funeral no diga, «Este cadáver fue miembro de la iglesia por __ años».

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This