REFLEXIONES ESPIRITUALES

REFLEXIONES ESPIRITUALES

Por Miguel Rosario

En Mateo 11:28-30 podemos leer de consuelo y esperanza, el reto que Jesús hace al hombre, a apelar a la mente y el corazón para que tome en consideración su condición espiritual, y lo que el puede hacer al respecto.
El resultado del pecado en el Edén desencadenó una serie de cargas y aflicciones en el hombre, por el cual fue necesario que Jesús se ofreciera en sacrificio vivo para traer alivio, sosiego y esperanza en la humanidad caída.

LA SOLUCIÓN A LOS PROBLEMAS HUMANOS

¡Qué alentadoras son unas palabras de ese calibre en un alma aplastada por las cargas y el trabajo de una vida sin esperanza! ¿Quién podría hacer tal garantía a la solución que el hombre busca sin éxito en otros lugares? Sin embargo, nos damos cuenta que el hombre desafortunadamente sigue ignorando la voz de la esperanza y solución a sus problemas. Se puede detectar al leer estas escrituras la suavidad y el reto que Jesús hace al hombre. Trata mi yugo, aprende de mi, mira mi mansedumbre, mira mi humildad, de esta manera hallarás descanso a tu alma trabajada y cargada. Su yugo es fácil y su carga no es pesada porque conducen a la vida eterna. ¿Quién podría ofrecer algo mejor? ¿Dónde el hombre hallará la solución al problema del pecado y la muerte eterna? ¿En las riquezas, en el poder y sus logros científicos? ¿Dónde está el sabio? ¿Dónde está el letrado? ¿Dónde están los filósofos y científicos? ¿No ha enloquecido Dios la sabiduría del mundo?

EJEMPLOS BÍBLICOS

* ¿Qué concepto tenía Zaqueo de la vida? y ¿qué le hizo cambiar de perspectiva? Al encontrase con Jesús pudo comprender que estaba trabajado y cargado con el peso de las riquezas mal ganadas, de una vida sin esperanza y sin propósito genuino, sino de un materialismo insípido que estaba corroyendo su alma. ¡Qué esperanza la de Zaqueo al encontrarse con Jesús y tomar su yugo de sencillez y mansedumbre! ¡Qué profundo efecto produjo el encuentro con Jesús! Se puso de pie delante de todos y proclamó a vista de todo, «la mitad de mis bienes doy a los pobres, y si he defraudo a alguno se lo devuelvo cuadruplicado». Desde luego que como cobrador de impuestos tenían fama de defraudar. Pero las palabras de Jesús pudieron hacer el efecto para cambiar aquella vida cargada y trabajada y traer sosiego a Zaqueo (Lucas 19:8,9).
* ¿Qué esperanza tenía la mujer samaritana antes de encontrarse con Jesús? ¿Cuál era su vida hasta aquel momento? Tenía una vida sin propósito y sin significado familiar, pues hasta ese momento ya iba por el quinto marido. ¡Qué cambio de perspectiva trajo Jesús a su vida! ¡Qué encuentro más fructífero! Su vida agobiada y trabajada por el peso de pecado fue levantado por Jesús, y así trajo descanso para su alma y su vida también. No solo su vida fue cambiada sino que ella ayudó a otros para traerlos a encontrarse con Jesús. ¿Qué impactó a aquella mujer a cambiar su vida? El reconocer que su vida no tenía propósito ni esperanza (Juan 4:15-42).

CONCLUSIÓN

Si los hombres reconocieran lo importante de estas sencillas poderosas palabras de Jesús, acudirían ansiosamente a El para hallar el descanso que tanto el mundo anhela. La voz de Cristo sigue clamando por las calles y los valles, en los campos, buscando entrada en los corazones, dispuesto para darles el sosiego que tanto desean.
¿Quiere tener un encuentro con Jesús? ¿Quiere su carga sea levantada y tener descanso para su alma? Cristo puede ayudarle en todo eso. Venga a El (Mateo 11:28-30).

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Share This