«QUIERO VIVIR EN LOS ESTADOS UNIDOS»

«QUIERO VIVIR EN LOS ESTADOS UNIDOS»

¿Cuáles son algunos peligros espirituales que enfrentan los que quieren vivir en los Estados Unidos?

De Creced 2/94
Muchos tienen un gran anhelo para vivir en los Estados Unidos. Siendo un país desarrollado con altos sueldos comparativamente, deja la impresión con algunos que si logran entrar en él, se acaban todos sus problemas.
No obstante, para muchos los Estados Unidos ha llegado a ser como el infierno. Aunque los sueldos son elevados, también lo son los gastos: la renta, la comida, la luz, etc. Además, las inconveniencias que provienen a uno por desconocer el idioma, ser extranjero y no saber el sistema de vida traen mucha miseria. Lo que más debe preocuparnos son los peligros espirituales que vienen al obsesionarse uno en emigrar.

PELIGROS ESPIRITUALES

(1) No obedecer las leyes del gobierno. La Biblia dice que el cristiano tiene que respetar las leyes del gobierno (Romanos 13). El que vive ilegalmente en otro país es tentado en muchas formas a violar este principio divino. Bautizamos a muchos aquí que ya han entrado en este país en forma ilegal y es muy difícil saber como aconsejar a estos amados hermanos haciendo un balance entre la compasión y la preocupación por los principios de Romanos 13. Lo mejor que podemos hacer en muchos casos, es tratar de ayudarles a encontrar abogados para ver si en alguna manera se arreglan sus papeles aunque es un proceso larguísimo, carísimo e inseguro. Estos problemas se evitan si uno nunca llega a vivir en este país en forma ilegal.

(2) El mentir y engañar: Al llegar a este país, el inmigrante sin papeles tiene que andar como fugitivo buscando documentos falsos y siendo tentado a engañar y mentir en varias formas. Me han contado de algunos hermanos que han llegado al extremo de proponer el matrimonio a personas que no aman, solamente por tener su residencia aquí. Dios dice, «Desechando la mentira, hablad verdad.» (Ef. 4:25)

(3) No estar contentos: Pablo dice, «Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con ésto» (I Timoteo 6:8). Pocos entran ilegalmente en los Estados Unidos por el hambre o la guerra. La atracción principal casi siempre trata de bienes materiales más allá de comida y abrigo, lujos como televisores, carros, estéreos, ropa nueva, etc. Los cristianos que se obsesionan con vivir en los Estados Unidos para enriquecerse deben leer muchas veces I Timoteo 6:6-11. «Pero gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento» (I Tim. 6:6).

(4) Mover la familia «a Sodoma»: Los padres deben criar a sus hijos «en disciplina y amonestación del Señor» (Ef. 6:4). Antes de mudarse, deben pensar bien en donde van a criar a sus hijos.

La mayor parte de los barrios con alojamiento barato y fabricas con puestos para los que no hablan inglés (barrios donde los recién llegados tienen que vivir por falta de recursos económicos) están llenos de drogas ilegales, la prostitución y el crimen. Conozco a muchos cristianos que como Lot, ganaron un poco de dinero en este país, pero perdieron a sus hijos. Aunque no es imposible criar a buenos hijos en ciudades corrompidas como Nueva York o Los Ángeles, es sumamente difícil.
Es mejor ser muy pobre en algún pueblo campesino que tener muchos lujos y entregar a los hijos al mundo.

(5) Largas separaciones entre marido y mujer (Violar I Corintios 7:5): I Corintios 7:5 prohíbe largas separaciones entre marido y mujer porque impiden matrimonios sanos, resultando muchas veces en la destrucción del hogar.

CONCLUSIÓN

Espero no vean este artículo como ensayo de un egoísta que no quiere que nadie goce de las bendiciones materiales de este país del cual soy nativo. Sé que hay situaciones muy desesperadas (la guerra, el hambre, etc.) que exigen decisiones difíciles. No obstante, estoy seguro que muchos de mis amados hermanos que ya se han mudado a este país, estarán de acuerdo conmigo que los peligros mencionados en este artículo son muy amenazadores a la salud espiritual del cristiano. Lo que más deseo es que todos lleguen a gozar las únicas bendiciones que tienen eterna importancia, las que provienen del conocimiento de Jesucristo y la esperanza del cielo. El obsesionarse con un cielo falso, los Estados Unidos, amenaza esta esperanza celestial. Por tanto he escrito lo que creo, con mucho amor, suplicando el cuidado y mucha oración al pensar en los planes para su vida.

NOTAS DE DOS HERMANOS

* Luis Dario Segovia: «Se suplica a los lectores de este artículo meditar profundamente en los puntos ya expuestos. Son sencillas conclusiones basadas en las separaciones de matrimonios y decepciones de hermanos que se ven frustrados al no salir las cosas como ellos pensaron».

* A.L. González: «El espejismo de las grandes ciudades trata una gama de desilusiones tales como: desempleo, divorcios, hijos que abandonan los hogares, falta de tiempo para estar con la familia, con los amigos y los hermanos, falta de tiempo para dedicar a la obra del Señor, la pérdida de valores esenciales como amor, unidad y solidaridad en el hogar, valores morales y espirituales. Además los peligros que se corren de no poder realizar las metas suele sumir al emigrante en un círculo vicioso de desilusión e insatisfacción».

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This