¿PALABRAS «CONSOLADORAS»?

¿PALABRAS «CONSOLADORAS»?

Cuando yo era un joven predicador, una iglesia en el campo me invitó a predicar para ellos ya que los hermanos estaban considerando el invitarme a trabajar «a tiempo completo» con ellos.

Aunque yo quise de todo corazón dar un buen mensaje a los hermanos, al presentarlo me di cuenta que el mensaje no estaba llegando ya que muchos estaban luchando con el sueño, mirando el reloj y bostezando.

Al terminar los servicios, yo me puse en la puerta trasera para saludar a los hermanos al salir ellos del local. Allí una hermana me dijo lo siguiente:

«No te preocupes hermanito. Tengo a un hijo que antes predicaba como tu, pero ahora el predica bien».

Queda sin decir que los hermanos no me invitaron a trabajar a tiempo completo con ellos, pero a través de los años me he reído mucho de las palabras «consoladoras» de la hermana.

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Share This