«EN COMPARACIÓN CON SU HERMANO…»

«EN COMPARACIÓN CON SU HERMANO…»

Necesitamos un poco de humor…

Habían dos hermanos ricos pero muy mundanos. Trataron de esconder sus pecados de la iglesia donde se reunían. No obstante, un evangelista llegó a trabajar con la congregación y pronto se dio cuenta de la hipocresía de ellos.
El predicador era buen obrero y la iglesia creció en número hasta tal punto que el local de reunión les quedó muy pequeño. Comenzaron a buscar fondos para un nuevo local.
De repente murió uno de los hermanos mundanos. El otro buscó el predicador para pedirle que predicara en los servicios fúnebres y a la vez presentarle un cheque por una gran cantidad de dinero para usar en la construcción del nuevo local.
Al dar el cheque al predicador, el hermano dijo, «Si usted acepta este dinero, tiene que decir en el servicio fúnebre que mi hermano era un santo de Dios».
«Acepto el dinero y la condición», contestó el predicador.
El próximo día el predicador subió para hablar del hermano fallecido en el servicio fúnebre. Dijo, «el hombre fue malvado, engañó a su esposa y abusó de su familia. Fue borracho, mujeriego e hipócrita. Sin embargo, en comparación con su hermano, fue un santo de Dios». (Enviado por Clint Kingsley)

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Share This