LA CONTROVERSIA

LA CONTROVERSIA

«Muchas veces la verdad sufre más del calor de sus defensores que de los razonamientos de sus enemigos.»

Es correcto y sano estudiar asuntos controversiales, pero es un error obsesionarse con la controversia. Cuando llegamos a amar la polémica porque nos gusta «pelear», cuando nos obsesionamos con disputas y cuando deseamos ganar argumentos para lograr alguna clase de triunfo personal, ya hemos dejado lo que es bueno y entrado en el error.
Aunque como soldados de Cristo tenemos que meternos de vez en cuando en las polémicas espirituales, a la vez tenemos que evitar la embriaguez de la controversia y el tener un «interés morboso en discusiones y contiendas de palabras, de las cuales nacen envidias, pleitos, blasfemias, malas sospechas» (I Timoteo 6:4). «Evita las palabrerías vacías y vanas, porque los dados a ellas, conducirán más y más a la impiedad» (II Tim. 2:16).
Guillermo Penn dijo, «Muchas veces la verdad sufre más del calor de sus defensores que de los razonamientos de sus enemigos». Por Warren E. Berkley, Preceptor

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Share This