10 PALABRAS BÍBLICAS QUE LA GENTE DEL MUNDO ABORRECE

10 PALABRAS BÍBLICAS QUE LA GENTE DEL MUNDO ABORRECE

Vamos a analizar 10 palabras bíblicas que provocan muecas de disgusto cuando son repetidas delante de individuos que han sido muy influenciados por el posmodernismo. El posmodernismo es el corriente filosófico que promueve el concepto de que no hay estándar de bien y mal.

  1. Verdad – Para el posmodernista, no hay tal cosa como verdad, al menos en la esfera moral. Cuando hablamos de la verdad, muchos se estremecen o responden con sarcasmo como lo hizo Pilato en Juan 18:38, “¿Qué es la verdad?” Pero, sigamos hablando la verdad en amor (Ef. 4:15). Es lo que nos hace libres (Juan 8:32).
  2. Fornicación – Es tan impopular esta palabra que casi no se oye más entre “gente culta.” Para el mundo, el sexo aparte del matrimonio es “amor” o aun “recreo.” Nadie se preocupa por sus consecuencias feas: la destrucción del hogar y la angustia de la traición. La palabra “fornicación” bien describe el sexo ilícito, pero es muy discordante en los oídos de quienes creen en la ilusión de la inocuidad del “amor libre.” Por tanto, no es nada popular.
  3. Arrepentimiento – La palabra arrepentimiento es desagradable para la gente del mundo por dos razones: (1) Implica que hay un estándar del bien y del mal y que hay acciones malas y (2) Involucra la necesidad de cambiar y el cambio es difícil.  “No me hables del arrepentimiento,” dicen algunos. “No puedo cambiar.”
  4. Modestia – Esta palabra no es nada popular porque las cosas opuestas a ella, la ostentación y la vanidad, son muy populares. Aun algunos cristianos hacen muecas al oír la palabra, especialmente con respecto a la ropa, porque quieren seguir con sus pantalones apretados y blusas escotadas sin oír esta palabra que les hace sentir incómodos. Pero es la ropa inmodesta que debe producir la incomodidad en ellos y no la palabra “modestia.”
  5. Infierno – Quizás es la menos popular de todas, porque indica que hay consecuencias eternas por la presunción humana, la carnalidad y el egoísmo. Es verdad que hay mucho que no entendemos acerca del castigo eterno, pero sabemos que será extremamente desagradable y eterno.
  6. Autoridad – Cuando preguntamos, “¿dónde está la autoridad bíblica?” para ciertas prácticas modernas, nos damos cuenta de que no es una pregunta nada agradable. Es verdad que algunos hacen esta pregunta con malas intenciones y con poco deseo para escuchar la explicación, pero aun así es una pregunta perfectamente legítima (Marcos 11:29). Tampoco es incorrecto preguntar si cierta práctica es “del cielo o del hombre” (Marcos 11:30).
  7. Pecado – El pecado es la transgresión de la ley de Dios (1 Jn. 3:4), pero el concepto de que hay alguna ley suprema es desagradable para el hombre presumido. Cuando decimos la palabra “pecado,” algunos se burlan y otros se ríen, pero no hay nada gracioso acerca de la palabra. Es lo que nos separa de Dios y de la esperanza. Es imposible vivir en armonía con el universo y con su Creador cuando nos rebelamos en contra Él, o sea, cuando pecamos.
  8. Salvación – El problema con la palabra salvación es que indica que hay un estado de perdición, algo impensable para el posmodernista. A veces preguntan, “¿Salvación de qué?” La respuesta involucra conceptos que son reprensibles al posmodernista como “pecado,” “perdición” e infierno. Los judíos se escandalizaron al decir Jesús, “la verdad os hará libres,” (Jn. 8:32) porque eso implicaba que eran esclavos. Así también el hombre moderno resiente la frase, “Cristo salva,” porque implica que sin Cristo están perdidos.
  9. Sujeción – El niño presumido no quiere sujetarse a nada ni a nadie y tampoco lo quieren hacer los adultos presumidos. Quieren siempre salir con la suya sin escuchar a otros. Es una palabra especialmente reprochable a las feministas. Para ellas, la idea de que las esposas se sujeten a sus maridos es impensable, pero otra vez, los resultados de este rechazo son desastrosos en el hogar y los que más sufren de él son los niños.
  10. Dominio propio – No es popular porque la gente del mundo quiere vivir desenfrenadamente sin sufrir ninguna consecuencia. Pero eso es ilusorio. Tal como es imposible manejar un auto sin frenos, es imposible vivir de verdad sin el dominio propio que Dios da. Pero esta verdad no es el mensaje que el mundo quiere recibir.

Estas palabras y conceptos no son populares, pero reflejan conceptos importantes los cuales tenemos que entender para nuestro bienestar y para tener comunión con nuestro Diseñador.

(Algunos me han dado más palabras bíblicas que son aborrecidas. Voy a tratar de poner la lista en otra parte.)

 

  1. Honor
  2. Obediencia
  3. Humildad
  4. Consecuencias

15 Obligación

  1. Familia
  2. Deber
  3. Escrituras
  4. Reverencia
  5. Espera

 

 

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Share This