¿SE AUTORIZAN LOS LOCALES DE REUNIÓN, LAS SILLAS, LOS UTENSILIOS PARA LA CENA, ETCÉTERA?

¿SE AUTORIZAN LOS LOCALES DE REUNIÓN, LAS SILLAS, LOS UTENSILIOS PARA LA CENA, ETCÉTERA?

¿Autoriza la Biblia que las iglesias usen sillas o bancas donde los hermanos puedan sentarse? ¿Y qué de himnarios, utensilios para la cena, PowerPoint, tratados, etcétera? Aunque estas cosas, por supuesto no son mencionadas específicamente en la Biblia, sí son autorizadas.

Una ilustración – Dios le dijo a Noé en Génesis 6:13-16 que construyera el arca. Especificó ciertos detalles – que fuera de 300 codos de longitud, 30 codos de altura, de tres techos y con una ventana. Pero, ¿Dios mencionó algo acerca de una sierra o un martillo? No mencionó nada acerca de herramientas, aunque por supuesto habrían sido necesarias para llevar a cabo la construcción del arca. Dios dejó el asunto de herramientas al juicio de Noé. Le dio libertad para elegir las herramientas necesarias para llevar a cabo sus instrucciones. Entonces una sierra, un martillo y cualquier otra herramienta necesaria para llevar a cabo las instrucciones de Dios habrían sido autorizadas por Dios, aunque no son mencionadas específicamente.

Así Dios nos enseña, por medio del ejemplo de los primeros cristianos a reunirnos para participar de la cena (Hechos 20:7). Dice que no debemos dejar de reunirnos (Hebreos 10:25). ¿Pero nos dice específicamente dónde reunirnos? Los primeros discípulos se reunían en casas, en el pórtico de Salomón del templo, en una escuela y en otros sitios. Entonces, Dios no especificó donde una congregación puede reunirse. Lo deja a nuestro juicio. No especificó la hora, no especificó donde sentarse, cómo los santos van a seguir la letra del himno, etcétera. No especificó nada en cuanto a ayudas visuales para la presentación del mensaje. Tal como Dios dejó que Noé usara herramientas para llevar a cabo sus instrucciones, así nos deja usar herramientas y arreglos para llevar a cabo las obras que pide de nosotros. Entonces, los himnarios, los locales de reunión, los asientos, etc. son todos autorizados en la Biblia tal como lo eran las herramientas de Noé. Son autorizados, aunque no son mencionados específicamente, porque son ayudas para llevar a cabo lo que Dios quiere de nosotros.

Pero cuidado, los arreglos y las herramientas tienen que ser necesarios para llevar a cabo la voluntad de Dios sin llevarnos más allá de lo especificado.

Si Noé hubiera dicho, “Yo creo que más ventanas en el arca para ver mejor lo que está pasando afuera, sería mejor. Voy a poner varias ventanas,” ¿habría estado correcto? No, muchas ventajas no habrían sido ayudas o arreglos, sino adiciones a lo especificado por Dios. Dios mencionó una sola ventana. Noé habría sido presuntuoso al poner más de una ventana en el arca porque Dios especificó una.

Así hoy en día no tenemos derecho de ir más allá de lo especificado. Si Dios ha especificado por medio del ejemplo aprobado que participemos de la cena el primer día de la semana, ya no tenemos derecho de celebrarla el martes o algún otro día de la semana. Si especificó que usáramos pan y fruto de la vid para la cena, no tenemos el derecho de decir que vamos a usar hamburguesas y papas fritas por más que pensemos que ayude con la experiencia.

Entonces, ¿ayudas y arreglos para llevar a cabo lo que Dios ha autorizado? Sí. ¿Adiciones a lo que Dios ha especificado? No. Algo no tiene que ser especificado en la Biblia para ser autorizado. Si es necesario para ayudarnos a llevar a cabo las instrucciones del Señor, es autorizado.

 

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Share This