¿Qué impide que sea bautizado alguien para ser salvo?

¿Qué impide que sea bautizado alguien para ser salvo?

¿Agregamos requisitos que Dios no da?

De «Creced» 2/2016

«Y yendo por el camino, llegaron a cierta agua, y dijo el eunuco: Aquí hay agua; ¿que impide que yo sea bautizado?» (Hechos 8:36 RV 60)

Si el africano hiciera esa misma pregunta hoy a algunos predicadores de algunas iglesias de Cristo, ellos responderían (básicamente) lo siguiente:

1. 1. Necesitas primero estudiar (antes de bautizarte) los «cursos bíblicos como «Qué dice la Biblia» de Worldwide / Spanish Literature, Primeros Rudimentos del Cristianismo», los libros, del hermano Robert Harkrider, o el Ministry, o «La Verdad» de World Video Bible School.

2. Necesitas primero comprender (antes de bautizarte) las «controversias» y «divisiones» que han habido en algunas iglesias de Cristo y así saber con cual grupo te vas a identificar y «bautizar.»

3. Necesitas primero saber muy bien (antes de bautizarte) lo que enseñaron los apóstoles a las iglesias en cuanto a: El uso de la ofrenda, el silencio de la mujer, la música en la alabanza, la vestimenta, el velo, divorcio y segundas nupcias, Copa o Copitas en la cena del Señor, Institucionalismo y Liberalismo, la organización, el culto y la obra de la iglesia local etc.

4. Necesitas primero (antes de bautizarte) estar congregándote en la iglesia fiel, anti-liberal, anti-instrumental, conservadora, donde predica el anti-liberal, anti-instrumental predicador fulano de tal para que te bautices «allí» con ellos.
¿Crees que exagero? ¡En ninguna manera y me consta! Pero es la doctrina que muchos, de una forma u otra, están enseñando e induciendo a algunos a creer para que otros no sean aceptados como hermanos en Cristo. Es decir, si fulano de tal no fue bautizado en estos términos, entonces, ¡no es un hermano en Cristo, por ende, no es miembro de la iglesia de Cristo!

Sin embargo, veamos lo que enseña el libro inspirado de Hechos (¡inspiración que no poseen tales predicadores para exigir más de lo que el Nuevo Testamento dice!) acerca de lo que oyó y creyó el africano para ser bautizado:

1. ¿Que estaba leyendo el etíope? ¿Uno de los libros o cursos de la «hermandad»? ¿Una de las cartas de Pablo para las iglesias locales? (De hecho, aun ni existían del todo) ¿Estaba leyendo de la «historia de las iglesias de Cristo y sus orígenes en América»? ¿De las controversias y divisiones? ¡No!, estaba leyendo el Antiguo Testamento¡¿Cómo, no es posible?! ¿El Antiguo Testamento? Así es, el escritor inspirado dice en el versículo 30 que el africano estaba leyendo al profeta Isaías, y apartar de allí, se le anuncio el evangelio (cf. v.35), Por tanto, una persona podría ser bautizada con tan solo creer lo que los profetas del Antiguo Testamento dicen acerca de Cristo y el cumplimiento de dichas profecías en la persona de Jesús (cf. Hechos 3:11-26; 10:43; 26:27-28).

2. ¿Qué tanto tuvo que aprender y creer el africano para ser bautizado? Según el escritor inspirado, basto con que creyera que «Jesucristo es el Hijo de Dios» (v. 37) Y esto lo aprendió desde las Escrituras del Antiguo Testamento. Acaso, ¿Se le exigió que conociera también del culto, obra y organización de la iglesia local, que la ofrenda es solo para los santos, que la música en la alabanza es acapela, que la mujer debe guardar silencio etc.? ¿Lee usted tal cosa como algunos hermanos afirman?

3. Y por ultimo, ¿Fue el africano a una iglesia de Cristo anti-liberal, anti-institucional, anti-instrumental para ser bautizado «en ella» (¡como si uno se bautizara para ser de un grupo!)? ¡Para nada!, Según el escritor inspirado, ambos andaban «yendo por el camino» (v.36) Es decir, Felipe nunca le dijo que debía ir a la «iglesia de Cristo de tal lugar para que se congregara y se bautizara allí» de lo contrario, no seria salvo.

Por tanto, mis amados hermanos, y según las Escrituras, si una persona ha oído y ha creído lo mismo que el etíope y ha sido bautizada para los mismos propósitos que el Nuevo Testamento enseña (Marcos 16:16; Hechos 2:38), entonces, esa persona ha sido añadida por el Señor a Su iglesia (Hechos 2:41, 47). Así que, si el Señor le ha añadido por haber hecho la voluntad de Dios, ¿Quien eres tú para decir que no es así? ¡Yo no!

(Por: Luis. A. Barros)

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Share This