BREVES PERO POTENTES PARTE 2

BREVES PERO POTENTES PARTE 2

Breves Ilustraciones de Creced – 2/2011

Tres motivos para servir

El padre de un niño quería que su hijo aprendiera a trabajar y por lo tanto le dijo que lustrara sus zapatos. Cuando el niño llegó a ser joven, el papá comenzó a pagarle por hacerlo. Cuando él llegó a ser adulto se fue de la casa pero al volver a visitar a sus padres siempre pedía a su padre que le diera los zapatos para limpiarlos y lustrarlos.

Aquí vemos tres motivos para servir: (1) obligación, (2) dinero y (3) amor. Por supuesto el tercer motivo es el ideal. (David Maxon)

Dejando huellas en el mundo

La mejor forma de dejar una huella en este mundo es enseñar a los demás acerca de Cristo. Si ellos permanecen fieles al Señor y enseñan a futuras generaciones a hacer lo mismo (2 Ti. 2:2), el que la gente se acuerde de nosotros o no, no tiene importancia. (Jerry Falk)

Buscando Perdón

Una historia española relató de un padre e hijo que tuvieron un desacuerdo. El hijo se escapó de la casa y el padre le buscó varios meses pero sin éxito. Por fin, como último recurso, puso un aviso en el periódico principal de Madrid que decía, “Querido Paco, por favor, nos vemos frente a la oficina del periódico el sábado al mediodía. Todo está perdonado y te amo mucho, Tu papá.” El siguiente sábado, se presentaron 800 “Pacos” frente a la oficina del periódico buscando el perdón y el amor de sus padres. (Revista “Bits & Pieces,” October 15, 1992, pp. 13)

“Un niño se cayó”

Un niño se cayó de su cama en la noche y luego explicó, “es que me quedé demasiado cerca de dónde me metí.” Así pasa con muchos en el reino. Se quedan demasiado cerca de dónde entran, no progresando mucho más allá del hecho que es necesario ser bautizado.

Cuando usted se mete en la cama, hágalo completamente para no caerse luego. También si usted llega a ser cristiano, entréguese completamente a Cristo. Persevere en la doctrina de los apóstoles, el partimiento del pan, la comunión y las oraciones (Hechos 2:42). Crezca en la gracia y el conocimiento del Salvador Jesucristo (2 Pedro 3:20). Así luego no se caerá, lamentándose que se haya quedado demasiado cerca de dónde entró. (Irven Himmel)

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Share This