¿PEQUEÑOS EN EL REINO?

¿PEQUEÑOS EN EL REINO?

Pregunta – Cuando Jesús dijo en Mateo 5:19 que cualquiera que quebrantara uno de los mandamientos muy pequeños y así enseñara a otros, sería pequeño en el reino, ¿quiso decir que es posible quebrantar mandamientos pequeños y todavía estar en el reino?

Comentario – Es verdad que Dios tiene misericordia de nosotros cuando tropezamos al andar en la luz (1 Jn. 1:7), pero no creo que es el punto principal de este texto. Vamos a notar tres puntos que tienen que ver con el contexto de Mateo 5:19 que nos pueden ayudar a interpretarlo bien.

  1. Jesús hablaba a individuos que estaban bajo la ley de Moisés, o como dijo él, “la ley y los profetas” (vs. 17). Es una clave para entender todos los versos en este contexto. Nosotros no estamos bajo la ley de Moisés sino la de Cristo (Heb. 8:6-13; Col. 2:17; Gal. 5:4, etcétera). Aun así, lo que dice Jesús en Mateo 5:19 tiene cierta aplicación con respecto a las actitudes que demostramos para la ley de Cristo.
  2. Jesús menciona en particular a los que enseñaban a otros. Tenía en mente en particular a los escribas y los fariseos.
  3. En los versículos que siguen en el capítulo 5 señala cómo los escribas y los fariseos buscaron pretextos para no hacer caso a la voluntad de Dios en cuanto a la ira (21-26), el adulterio (27-30), el divorcio (31, 32), los juramentos (33-37) y la venganza (38-48). Vemos lo mismo en Mateo 15:1-6. Buscaron excusas para no cuidar de sus padres.

Resumen – Los escribas y los fariseos pensaron ser grandes en el reino (no el de Cristo porque todavía no había sido inaugurado, sino el dominio ejercitado por Dios en la nación judía) porque pensaron conocer a fondo la ley de Moisés. Pero Jesús quería hacer un contraste chocante con la percepción errónea de ellos. En vez de ser grandes en el reino por su conocimiento teorético, eran muy pequeños en él y pronto iban a ser expulsados de él, porque buscaron excusas para evitar los mandamientos de Dios. Vieron la ley como si fueran abogados y fiscales y no como hijos obedientes. Las parábolas de los labradores malvados de Mateo 21 y la fiesta de bodas de Mateo 22 hacen bien claro el hecho de que los líderes judíos pronto iban a ser expulsados del pueblo de Dios.

Hoy en día, si somos como los fariseos y los escribas y damos énfasis a conocer la palabra de Dios solamente en teoría, mientras buscamos justificación para no cumplir con ella, no somos grandes en el reino por más erudición que demostremos. Como los escribas y los fariseos, somos pequeños en el reino y en peligro de ser expulsados de él. Es la lección de Mateo 5:19.

 

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This