LA SIMPLICIDAD ESPIRITUAL DE NUESTRO CANTO

LA SIMPLICIDAD ESPIRITUAL DE NUESTRO CANTO

En la década de 1940, Elmer T. Clark observó que es «un tipo peculiar de mente que está convencido de que Dios está interesado en si sus adoradores cantan con o sin música instrumental» (Small Sects in America, [Sectas pequeñas en América] p. 16). Las palabras de Clark tienen un sesgo del siglo XXI. La verdad es que la mente que él pensó tan peculiar, en un tiempo era dominante en el pensamiento «cristiano.” El uso de instrumentos musicales en la adoración de las iglesias es un desarrollo relativamente reciente. La mayoría de las iglesias protestantes en América no cedieron a la práctica hasta el siglo XIX.

CONTRASTE ENTRE LA ALABANZA EN EL ANTIGUO TESTAMENTO Y EL NUEVO

La simplicidad sin adornos de nuestro canto espiritual no es una declaración cultural sino una cuestión de fe, una respuesta a la enseñanza del Nuevo Testamento.

La adoración de la iglesia del Antiguo Testamento con sus complejos rituales no fue nada simple. Durante los intrincados ritos de los sacrificios del templo se ordenó que un coro levítico cantara y una orquesta levítica tocara (2 Crón. 29: 25-28). Pero el Nuevo Testamento se refiere a los nombramientos de adoración en el templo como «ordenanzas acerca de la carne, impuestas hasta el tiempo de reformar las cosas» (Hebreos 9:10). Esta reforma está dramáticamente ilustrada por la ausencia total de cualquier referencia en el Nuevo Testamento a los cristianos adorando a Dios con sacrificios de animales, incienso, lámparas, coros u orquestas. Sólo hay una advertencia para que los discípulos se hablen entre sí y al Señor con «salmos, himnos y cánticos espirituales» (Efesios 5:19; Colosenses 3:16).

El canto en la adoración cristiana no es un concurso coral. El canto espiritual tiene fines espirituales. Como los caminos de Dios difieren radicalmente de los nuestros (Isaías 55: 8-9), no tiene ninguna consecuencia que, para algunos, la ausencia de instrumentos musicales (o de lámparas e incienso devocionales) disminuya el atractivo del canto. Lo importante es que tengamos suficiente confianza en Dios para seguir sus instrucciones con la confianza de que sus métodos logren Sus propósitos.

Voces de la historia

El silencio del Nuevo Testamento sobre el canto instrumentalmente acompañado ha tenido su impacto en la historia. Los primeros siglos no solo no revelan el uso de la música instrumental en la adoración, sino una oposición expresa a ella como perteneciente a la infancia espiritual de la iglesia del Antiguo Testamento.

* Eusebio de Cesarea (principios del siglo IV), comentando sobre el Salmo 91: 2-3: «En la antigüedad, los de la circuncisión adoraban con símbolos y tipos, no era inapropiado enviar himnos a Dios con el salterio y la citara … Representamos nuestros himnos con un salterio vivo y una citara viva con canciones espirituales. Las voces al unísono de los cristianos serán más aceptables para Dios que cualquier instrumento musical.”

* Crisóstomo (finales del siglo IV): «Solo se permitía a los judíos, como lo era el sacrificio, por la pesadez y la aspereza de sus almas. Dios condescendió a su debilidad, porque recientemente fueron sacados de ídolos; pero ahora, en lugar de órganos, podemos usar nuestros propios cuerpos para alabarlo.”

* Teodoreto de Ciro (principios del siglo V): «Pregunta: Si los incrédulos inventaron canciones para seducir a los hombres, pero se les permitió a aquellos bajo la ley por su estado infantil, ¿por qué aquellos que han recibido la enseñanza perfecta de la gracia en sus iglesias todavía usan el mismo tipo de canto, al igual que los niños bajo la ley? Respuesta: No es el cantar lo que pertenece al estado infantil, sino el cantar con instrumentos sin vida, con bailes y badajos. De ahí el uso de tales instrumentos y otros que pertenecen al estado infantil queda excluido del canto en las iglesias, y queda el canto simple.»(Preguntas y respuestas para los ortodoxos).

* La Iglesia Católica Romana continuó esta oposición al menos hasta la época de Tomás de Aquino (1227-1274), quien escribió: «Nuestra iglesia no usa instrumentos musicales, como arpas y salterios, para alabar a Dios, para que ella no parezca judaizar. »

* La Iglesia griega (ortodoxa) nunca ha usado instrumentos musicales.

* Varios reformadores protestantes mantuvieron el mismo sentimiento. Juan Calvino escribió que «los instrumentos musicales para celebrar las alabanzas de Dios no serían más adecuados que la quema de incienso, el encendido de lámparas y la restauración de las otras sombras de la ley.» (Comentario sobre el Salmo 33).

* Wesley fue más conciso: «No tengo objeciones a los instrumentos de música en nuestras capillas, siempre que no se escuchen ni se vean.”

El uso de instrumentos en la adoración no es progreso, sino que es un retiro carnal al jardín de infantes espiritual. Debemos gloriarnos en la espiritualidad suprema de nuestro canto, santificado por Dios y acompañado por la melodía más alta de nuestros corazones. (Por Paul Earnhart)

 

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Share This