“Problemas laterales”

“Problemas laterales”

De «Creced» 10/2018

Jesús hizo milagros inconcebibles: resucitó a muertos, sanó a los que nacieron ciegos y cojos y curó a otros con defectos permanentes y visibles. Probaron que vino de Dios y hablaba por Él. Sin embargo, los enemigos de Jesús no quisieron analizar sus milagros, sino desviar el discurso en discusiones acerca de “problemas laterales” — de reglas en cuanto al sábado (Juan 9:16), reglas acerca de tradiciones judaicas (Marcos 7:5) y quejas acerca de sus compañeros (Lucas 15:1,2). ¿Y sus milagros? Prefirieron no hablar de ellos.

Muchas iglesias conocidas de Cristo están formando diócesis

* Hay presidentes de “la Iglesia de Cristo” en muchos países. Según me han dicho, algunos son déspotas. Pero aunque no fueran así…, “¿El presidente de la Iglesia de Cristo?”

* En algunos países, los institutos mandan. Envían predicadores que han estudiado en ellos a las iglesias las cuales se sienten obligadas a recibirlos.

* Hay conferencias nacionales “Iglesia de Cristo,” “Comités nacionales “Iglesia de Cristo,” “Estatutos nacionales Iglesia de Cristo,” etcétera.

¿Pero de qué quieren hablar?

¿Los que participan en lo mencionado arriba quieren analizar estos puntos bíblicamente? ¿Quieren tratar de mostrar de la Biblia que hay autoridad bíblica para tener un presidente de la iglesia de Cristo en un país, o estatutos nacionales, conferencias oficiales, etc.? No!, quieren desviar el discurso en cuestiones laterales, las cuales, aunque no son insignificantes, tampoco son el eje del problema.

* ¿Es pecado o no comer en el local? (La cuestión más bien es si las iglesias deben gastar sus recursos en comedores y en fiestas.)

* ¿Las iglesias deben dar benevolencia a los que no son cristianos?

Sí, algunos están dispuestos a hablar de puntos como estos, pero no de la formación de una denominación “Iglesia de Cristo.” Mientras debaten si es pecado comer o no en el local, los presidentes de la “Iglesia de Cristo” ganan más poder, las diócesis “Iglesia de Cristo” se consolidan y todo se mueve más cerca de Roma, pero más lejos de Cristo. Que Dios nos ayude a despertarnos a verdaderos peligros espirituales sin dejarnos ser desviados en “asuntos laterales.”

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This