¿POR QUE MUCHOS NO QUIEREN REUNIRSE?

¿POR QUE MUCHOS NO QUIEREN REUNIRSE?

* «No gano mucho de las reuniones».

* «El predicador me aburre».

* «A veces me siento peor después de la reunión que antes».

Son excusas que oímos a menudo de hermanos débiles para no asistir las reuniones de la iglesia. Revelan con sus palabras no comprender una de las razones principales de las reuniones de la iglesia: «estimularnos unos a otros al amor y a las buenas obras» (Heb. 10:24).

El problema principal de los que no se reúnen es el egoísmo. Al reunirse piensan, ¿»qué puedo recibir de esta reunión»? No piensan, ¿»qué puedo dar a otros al reunirse»? No les importa estimular a sus hermanos, sino quieren ser estimulados. Son hermanos que quieren que todos les llamen, visiten y sirvan a ellos, pero ellos nunca llaman, visitan o sirven a otros. Con su egoísmo, no debemos sorprendernos que no ganan mucho al congregarse. Los que reciben bendiciones de las reuniones son los que asisten no para recibir, sino para dar.

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Share This