Un buen servidor de Jesucristo

Un buen servidor de Jesucristo

de «Creced» 4/02

Al leer las cartas de Pablo a Timoteo y también en algunas de las otras epístolas nos podemos dar cuenta del valor de un buen compañero de milicia en la predicación del evangelio como lo fue Timoteo para Pablo. Pablo conoció a Timoteo en Listra en su segundo viaje de predicación (Hech.16:1) . Timoteo fue de mucho consuelo y ayuda para Pablo a través de su carrera apostólica. Podemos ver el aprecio y los gratos recuerdos en su memoria cuando desde la prisión le escribe su segunda carta recordando a Timoteo de las batallas que libraron juntos y de su fidelidad como buen compañero fiel.(Tim.1:2-5) Necesitamos hoy al igual que en todo tiempo hermanos de esa clase de integridad y convicción para llevar la antorcha del puro evangelio de nuestro Señor, como fue siempre la preocupación de Pablo, y así también inculcó en Timoteo. “Si esto enseñas a los hermanos, serás un buen ministro de Jesucristo nutrido con las palabras de la fe y de la buena doctrina que has seguido.” (1Tim.4:6)

I- Características que distinguen a un buen ministro:
* Idóneo para enseñar y delegar a otros que tengan esa habilidad e integridad y fidelidad (2Tim.2:1-2)
* Se interesa primero por los hermanos y la obra del Señor (Fil.2:19-22)
* Sufre penalidades como buen soldado de Cristo, es paciente, se cuida de los enredos de esta vida y lucha como buen atleta (2Tim.2:3-5).
* Contentamiento cualquiera que sea la situación (1Tim.6:6-7)
* No dado a ganancias deshonestas ni a la avaricia (3:3)

II-Otras cualidades importantes:
* Es un obrero aprobado y usa bien la palabra de Dios (1Tim.2:15)
* Tiene cuidado de la doctrina del Señor y es persistente en ello (1Tim.4:16)
* Refuta, reprende el error y exhorta con paciencia y doctrina (1 Tim4:2)

Estas cualidades estuvieron en Timoteo y muchos otros que fueron compañeros de milicia de Pablo, dignas de ser emuladas y necesarias para ser un buen ministro de Cristo. “Ahora bien se requiere de los administradores, que cada uno sea hallado fiel.” (1Cor.4:2)
Por Miguel Rosario

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Share This