Manifestaciones del orgullo

Manifestaciones del orgullo

De «Creced» 6/2014

El escritor Stuart Scott ha escrito la siguiente lista (abreviada y adaptada un poco) para ayudarnos a descubrir dónde está el orgullo en nosotros mismos. Analice su vida honestamente a la luz de la lista. ¿Qué número usted se daría a sí mismo en una escala de 1-10 con respecto a cada manifestación? (10— sumamente humilde, 1— sumamente orgulloso) ¿Qué podemos hacer para dejar que Dios nos sane de este mal que nos aleja de Él? ¡Pidamos Su ayuda y Su misericordia!

1. Quejarse con Dios o juzgarlo (Núm. 14:1-4, 9,11; Romanos 9:20) Cuando el orgulloso se encuentra en una situación difícil, dice, “Mire lo que Dios me ha hecho, después de todo lo que he hecho para Él.”

2. Falta de gratitud (2 Crón. 32:25) Los orgullosos piensan merecer lo bueno y por tanto no ven ninguna razón para estar agradecidos. De hecho, tienden a quejarse porque creen merecer más de lo que reciben. Tienden a ser criticones, quejones y descontentos.

3. El enojo (Mateo 20:1, 16) Los orgullosos muchas veces están llenos de ira la cual demuestran por arrebatos de ira, el aislamiento de otros, la mala cara, etc. Se enojan porque otros no atienden a sus derechos o a sus expectativas como supuestamente deben.

4. Creerse mejor que otros (Luc. 7:36-50) Se disgustan rápidamente con otros y tienen poca paciencia con los que tienen otros puntos de vista.

5. Tener una visión “inflada“ de su importancia, sus dones, y sus talentos (1 Corintios 4:7)

6. Enfocarse en la falta de sus dones y sus talentos (1 Cor. 12:14-25) Cuando uno siempre se degrada a sí mismo, revela un espíritu egocéntrico. El que siempre proclama, “¡ay de mí!” demuestra una lástima de sí mismo que indica el orgullo.

7. El perfeccionismo (Mateo 23:24-28) Muchos perfeccionistas son así porque quieren que otros les reconozcan.

8. Hablar demasiado (Prov. 10:19) Piensan que lo que tienen que decir es más importante que lo que quieran decir los demás.

9. Hablar mucho de sí mismo (Prov. 27:2, Gal. 6:3) Los orgullosos se centran en sí mismos en la conversación, hablado de sus logros personales y de cumplidos que han recibido.

10. Buscar independencia o control (1 Cor. 1:10-13; Ef. 5:21) A algunos les cuesta trabajar para otros o sujetarse a la autoridad de otros. Tienen que ser su propio jefe. Dicen, “no necesito ayuda de nadie.”

11. Consumirse con lo que piensan los demás (Gal. 1:10) Muchas de sus decisiones se basan en lo que piensan los demás. Quieren agradar a los hombres y no a Dios.

12. Ser devastado o enojarse por las críticas (Prov. 13:1) A los orgullosos les cuesta aceptar la crítica. No pueden soportar el hecho de que no son perfectos o que tienen debilidades.

13. El no aceptar enseñanza de otros (Prov. 19:20) Indica que son sabelotodos.

14. Ser sarcástico o degradante (Prov. 12:18,23) Pueden ser crueles, desestimando a otros para elevarse sobre ellos. A veces tratan de disfrazar su sarcasmo y sus malos motivos al afirmar estar “relajando.”

15. Falta de servicio (Gal. 5:13, Ef. 2:10) Los orgullosos no sirven a otros porque no piensan mucho en otros. Si sirven a otros es porque quieren que otros les alaben.

16. Falta de compasión (Mat. 5:7) No se preocupan por los problemas de otros.

17. Estar a la defensiva (Gen. 3:12-13, Proverbios 12:1) Los orgullosos dicen muchas veces, “¿A mí me estás echando la culpa?” Tratan de dar excusas por su pecado.

18. No admitir equivocarse (Prov. 10:17) El orgulloso hace excusas para justificarse—“Estaba cansado,” o, “Estaba pasando un mal rato.”

19. No pedir perdón (Mat. 5:23-24) O su orgullo les ha cegado a su pecado, o sencillamente no pueden humillarse para pedir perdón.

20. Falta de oración (Luc. 18:10-14) Muchos orgullosos oran muy poco o no lo hacen. Si oran, se centran en sí mismos y en sus deseos y no en Dios.

21. Resistir la autoridad o no respetarla (1 Pe. 2:13-17) Detestan que otros les digan qué hacer. Tienen un problema con la sumisión.

22. Opinar cuando su opinión no ha sido requerida (Fil. 2:1-4)

23. Minimizar sus pecados (Mat. 7:3-5) Siempre hay excusa o justificación

24. Exagerar los pecados de los demás (Mateo 7:3-5; Luc. 18:9-14) Aunque tienen en poco sus pecados, exageran los defectos de los demás.

25. Ser impaciente o irritable con otros (Ef. 4:31-32) Se preocupan si sus propios planes o deseos son afectados por otros. No son flexibles.

26. Ser celoso o envidioso (1 Cor. 13:4) Les cuesta alegrarse por los logros o las bendiciones de otros.

27. Usar a otros (Mat. 7:12) Valorizan a otros en base de lo que éstos puedan hacer para ellos o para sus proyectos. No se preocupan por servir a otros porque todo es para ellos y acerca de ellos.

28. Engañar al encubrir pecados (Prov. 11:3; 28:13)

29. Usar tácticas para llamar la atención (1 Pe. 3:3,4) Quizás traten de llamar la atención de otros al vestirse con ropa llamativa, por el comportamiento extraño o por hablar siempre de sí mismos.

30. No tener amigos cercanos (Prov. 18:1-2) A veces los orgullosos no procuran la amistad con otros, pensando que no vale la pena o que son tan autosuficientes que no necesitan a otros.

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This