LA OFRENDA ES UN MANDAMIENTO

LA OFRENDA ES UN MANDAMIENTO

Comentario y Pregunta: ¿»Es la ofrenda un mandamiento? ¿Es adoración? Considerando que la colecta fue para un caso específico (problema en Jerusalén) Hech. 11:28; los hermanos acordaron colaborar. Los hermanos en Macedonia pidieron se les permitiera colaborar con otra ofrenda (2 Cor. 8:3,4)… Después que se recogía y se enviaba a Jerusalén, ¿siguieron colaborando? ¿Por qué se debe colaborar ahora»? (De Yucatán, México)
Contestación: La ofrenda en el Nuevo Testamento no fue parte de ninguna «liturgia oficial de la iglesia», sino fue recolectada en las iglesias para ayudar con necesidades. Me preocupa el hecho que muchos hoy participan en la colecta sin tener ninguna idea en cuanto al propósito de ella. Dirían, «estoy echando en la colecta porque es un acto de adoración», pero no saben para quién o para qué están ofrendado. Están participando en un acto de una liturgia y no en una expresión de amor.
Para resolver el problema, siempre debe haber un énfasis en cuánto al objeto de la ofrenda. Se debe especificar para qué la iglesia necesita la colecta diciendo por ejemplo, «vamos a ofrendar porque necesitamos pagar el local», «para estos hermanos necesitados», «para dar a un predicador», etc.
La ofrenda es un mandamiento si hay necesidades. (¡Y sí hay!)
Es «adorar» porque en cierto sentido, al cumplir con cualquier principio bíblico, adoramos, pero no es parte de alguna «liturgia formal» que algunos hermanos han inventado en sus cabeza.
Los hermanos en el primer siglo habrían seguido ofrendando tal como Pablo había mandado al surgir otras necesidades. Por supuesto, si no hubieran habido exigencias, no les habría sido necesario seguir ofrendan
do, y no sería necesario que nosotros ofrendáramos hoy. Pero, ¡hay necesidades! Por tanto, deben haber ofrendas conforme al patrón que Pablo dejó no solamente en Corinto sino en todas las iglesias (I Cor. 16:1,2). Pero ellas no deben ser para cumplir con una «liturgia oficial», sino para suplir las necesidades de la iglesia local, las cuales debemos especificar y tener en mente al dar.

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This