Dos perros y la traílla

Dos perros y la traílla

De «Creced» 6/2010

Un Señor tenía dos perros y quería salir a pasear con ellos, poniéndoles una traílla (correa) para controlarlos.

El primer perro resentía la correa porque debido a ella, no pudo perseguir a los gatos del barrio, correr detrás de carros ni hacer otras cosas que los perros les gustan hacer. Demostraba su desagrado con su correa al gruñir, sacudir la cabeza con furia y brincar descontroladamente.

El segundo perro aceptó la correa de su amo, dándose cuenta que su amo le amaba y que la puso para su bienestar. Aunque como todos los perros sentía el impulso para perseguir a los gatos y correr detrás de los carros, se sujetó al amo, caminando tranquilamente con él.

Después de un tiempo el amo ya no quería salir de la casa con el primer perro, porque peleaba tanto con la correa, Pero salía mucho con el segundo, porque era un placer hacerlo.

Aplicación

Los dos perros representan dos tipos de personas frente a la palabra de Dios. Es verdad que ella nos limita, prohibiendo ciertas acciones. Muchos, como el primer perro, se rebelan en contra de la autoridad representada por la Biblia, quejándose de ella, esquivándola o haciendo lo que les dé las ganas.

Otros pocos se dan cuenta que las restricciones de la Biblia son para su bien. Aunque reconocen tener a veces algunos deseos no saludables, no se entregan a ellos porque saben tener a un “Amo” que les ama y sabe lo que es mejor para ellos. Se sujetan al Amo y a su “correa,” la palabra de Dios.

Los que rechazan la autoridad de Dios pronto se meten en todo tipo de problema espiritual: la presunción, el egoísmo, los pleitos, los pecados sexuales con todos sus complicaciones, el divorcio y en fin la desesperación (Gal. 5:19-21). Pierden la libertad para vivir una vida significativa y feliz.

Los que aceptan la autoridad de Dios tienen la libertad para vivir la vida en abundancia y aun más a vivir eternamente con Dios.

¿Cómo cual perro usted responde a la palabra de Dios?

(Ilustración de Roger Polanco)

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Share This