CONTENDIENDO POR LA FE

CONTENDIENDO POR LA FE

 

UNA PALABRA FUERTE

En Judas versículo 3 podemos darnos cuenta de la dureza y fuerza con que el escritor exhorta al cristiano a defender la sana doctrina contra el error. Habla de contender por la fe. ¿Qué es contender? Es «luchar, disputar, debatir, seguido de la palabra ardientemente que significa arder, ardiendo, fogoso, activo». Dice el escritor que era necesario escribir esta exhortación porque había un peligro con el error de los falsos maestros. Se encuentra la misma advertencia en 2da Pedro 3:17.

LA IMPORTANCIA DE LA VIGILANCIA DENTRO DE LA IGLESIA

Judas aquí no se refiere al mundo exterior pagano, sino a algo que había comenzado a dañar interiormente a la iglesia. Muchos hermanos y congregaciones se cuidan de los errores de afuera, pero no se cuidan del error y la apostasía que ha comenzado dentro de muchas iglesias de Cristo.
¿Porque fueron necesarias estas advertencias? En Hechos 20:28,29 el apóstol Pablo nos dice, «Por tanto mirado por vosotros y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual el ganó con su propia sangre. Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces, que no perdonarán al rebaño. Y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas para arrastrar tras sí a los discípulos».
Siempre habrá un peligro de apostatar y de la introducción del error porque muchos no estarán contentos con la sana doctrina y tratarán de añadir a sus filosofías e innovaciones al plan de Dios. Es por eso que todo cristiano tiene una gran responsabilidad de velar y contender para defender la pureza de la doctrina.
En 1ra Timoteo 1:18 Pablo le dice a Timoteo, «…conforme a las profecías que se hicieron antes en cuanto a ti, milites por ellas la buena milicia». En una guerra militar el soldado defiende su posición con las armas y el entrenamiento que ha recibido y Pablo entrenó bien a Timoteo para que fuera un cristiano fiel y valeroso para defender la sena doctrina contra el error y la apostasía.
Ira Timoteo 4:16 dice, «ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y los que te oyeren». Tenemos que ponernos la armadura y manejar bien la espada que es la palabra de Dios (Ef. 6:14-17).
Siguió el apóstol exhortando a Timoteo a que se esforzara a preparar a hombres fieles e idóneos para la enseñanza y para la lucha de la sana doctrina (2da Tim. 2:1-15). Pablo estuvo rodeado de falsos hermanos muchas veces, por lo cual los combatió ardientemente para defender la verdad (Gal. 2:4,5). Advirtiendo a los hermanos de Tesalónica del peligro de la apostasía les dijo que no se dejaran engañar (2da Tes. 2:15). La apostasía es uno de los peores enemigos de la iglesia, por lo cual el apóstol Pablo advirtió de antemano a la iglesia en el principio del cuidado que debían tener porque vendría (2da Tes. 2:3).
Dice el apóstol Juan en su 2da carta que no debemos recibir ni darle la bienvenida a los que no andan conforme a la sana doctrina (vs. 10,11). Así como tenemos derecho de defender la propiedad y la familia de los ladrones y criminales, somos mandados a defender la doctrina del Señor contra los errores de los falsos maestros y la apostasía, contra el modernismo, liberalismo, conformismo y todos los «ísmos» que arremeten contra la pureza de la doctrina». (Escribe Miguel Rosario)

RESPONSABILIDADES DE PREDICADORES FRENTE AL ERROR

* Defender y cuidar de la sana doctrina (1ra Tim. 4:16)
* Usar bien la palabra de verdad (2da Tim. 2:15)
* Corregir las deficiencias en la iglesia (Tito 1:5)
* Tapar la boca a los falsos maestros y propagadores del error (Tito 1:10-12)
* Enseñar lo que está de acuerdo con la sana doctrina (Tito 2:1)

Responsabilidades de los ancianos

* Velar por el rebaño y su sagrado oficio para el cual fueron puestos (Hech. 20:28,29)
* Ser aptos para enseñar y ser buenos administradores de su casa

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Share This