Siempre conformes

Siempre conformes

Por Mario Torres Hernández

De Creced, abril, mayo 2003

Mi objetivo no es hacerle propaganda a la Coca-Cola pero no dejo de reconocer que me gusta mucho. En ocasiones voy caminando por la calle y el intenso calor me provoca agotamiento. Dirijo mis ojos hacia las vidrieras y allí las veo, le doy adiós y sigo mi camino.
Lamentablemente el dinero que gano, no me da como para darme el lujo de tomarme una refrescante Coca-Cola. Quisiera pero no puedo. Hay otras necesidades que tengo que cubrir. Lo que me pasa a mi le puede ocurrir a cualquier cubano. Siempre no podemos tomar o comer lo que queremos, debemos conformarnos con lo que el Señor nos da.
El apóstol Pablo cuando le escribió a la iglesia en Filipos le expresa: «Sé vivir humildemente y sé tener abundancia como para padecer necesidad». (Fil. 4:12)
Un versículo más adelante sabemos Quién fortalecía al antiguo Saulo, nuestro Señor Jesucristo, El mismo que nos da la confianza y la promesa que todos los días un plato de comida. Aunque muchas veces no ha terminado el día y estamos pensando en mañana, porque hoy nos quedamos sin un grano de arroz.
Jesús fue explícito: «No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre Celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. Más buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. Así que, nos os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal». (Mateo 6:31-34).
Hoy en nuestra mesa no está todo lo que quisiéramos, pero sí está la paz del Señor. Quizás algún día nuestra situación mejore y si no es así, no importa. Somos herederos de la Jerusalén celestial. Allí no habrá necesidad ni hambre.
Para aquellos hermanos que leen este mensaje y que están en otras latitudes y pueden comprar lo que muestran las vidrieras de las tiendas, denle gracias a Dios y sean agradecidos.

Por Mario Torres Hernández, Santa Cruz

del Norte, Habana, Cuba

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This