¿DEBEMOS CORTAR EL CONTACTO CON NUESTROS HIJOS INFIELES

¿DEBEMOS CORTAR EL CONTACTO CON NUESTROS HIJOS INFIELES

 

¿Los principios de 1 Corintios 5 aplican al hogar?

Es una pregunta que muchos tenemos que enfrentar y buenos hermanos no siempre están de acuerdo en cuanto a la respuesta, pero doy mi parecer con bases bíblicas.

Los hogares no son iglesias

1 Corintios capítulo 5 enseña que las iglesias deben cortar la comunión con los miembros que se rebelan en contra de Dios (v. 13). Pero, el aplicar todos los principios de 1 Corintios 5 al hogar es aplicarlo mal. Todos entienden que así es el caso con una esposa cuyo marido cristiano cae en el pecado (o viceversa). Aunque su marido cristiano deje de asistir a la reunión de la iglesia, ella no puede cortar el contacto con él, sino que debe seguir como esposa de él. Creo que así es el caso en muchas circunstancias con los padres y sus hijos, especialmente si éstos son jóvenes y todavía dependen de sus padres. Aunque sus hijos anden mal, no creo que los padres dejan de ser padres, cortando todo contacto con ellos, especialmente si la enfermedad espiritual de sus hijos es asunto de confusión espiritual o de falta de madurez y no de rebelión abierta.

Algunos hermanos se confunden y dicen, “cualquier cosa que pueda hacer el individuo, lo puede hacer también la iglesia.” Señalamos con razón, que la iglesia y los individuos son dos entidades distintas y que los principios para una no necesariamente se aplican a la otra. Tampoco conviene automáticamente aplicar todas las reglas dadas a las iglesias de Cristo a otra entidad – al hogar cristiano.

Judas 22,23

¿Cómo tratar entonces a los hijos que son cristianos infieles? Judas 22,23 indica que no se trata de igual forma a diferentes individuos con diferentes problemas espirituales.

Y tened misericordia de[w] algunos que dudan; a otros, salvad, arrebatándolos del fuego; y de otros tened misericordia con temor, aborreciendo aun la ropa contaminada por la carne.

Tampoco se debe tratar a todos los hijos infieles de la misma manera. Algunos están confundidos y necesitan de tiempo, enseñanza paciente y misericordia. Otros están cerca al desastre espiritual (quizás están por meterse en el mundo de las drogas ilícitas o por tener relaciones dañinas con miembros del sexo opuesto, etc.) y necesitan de acción más drástica. Otros más se encuentran en la rebelión tan descarada y que los padres tienen que dejar de proveer comida y abrigo para no facilitar su rebelión. Quizás en algunos casos de rebelión desvergonzada, los padres tengan que cortar todo contacto con sus hijos adultos, pero no es así en muchos casos.

Algunos principios generales

Como es el caso con las enfermedades del cuerpo, todos los casos de infidelidad espiritual de parte de nuestros hijos son diferentes. Tenemos que ser como médicos al determinar cómo aplicar la medicina espiritual que necesitan. Algunos principios generales pueden ayudar en cualquier circunstancia.

  1. Siempre expresar el amor – Dios siempre expresó amor para con su “hijo” Israel en los profetas aunque estaba sumamente triste y aun airado con él.
  2. No tratar a nuestros hijos que se apartan del Señor como si todo estuviera bien –Dios jamás trató a su pueblo, Israel, como si todo estuviera bien cuando no era así el caso. Nuestros hijos infieles deben saber que aunque los amamos mucho, estamos sumamente preocupados por su estado espiritual. Aunque los padres cristianos no hablen en todo momento a sus hijos de sus preocupaciones (el punto abajo), buscan ocasiones apropiadas para expresarles su preocupación.
  3. Dar “cucharaditas de medicina” – No conviene “darles toda la botella de medicina a la vez.” No debemos andar siempre regañado a nuestros hijos apartados, sino buscar oportunidades para darles cucharaditas de la medicina espiritual que necesitan, esperando que a través del tiempo se sanen (2 Timoteo 2:24-26).
  4. No perder esperanza – El padre del hijo pródigo nunca perdió esperanza (Lucas 15:20) y tampoco lo debemos hacer nosotros mientras queda la vida.

 

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This