¿COMO EVANGELIZAR MEJOR?

¿COMO EVANGELIZAR MEJOR?

Parte 1

¿Estamos listos para evangelizar? o,

¿Primero, tenemos que «evangelizar» a nosotros mismos?

El primer artículo en una serie sobre evangelización

Introducción a la lección: Jesús dijo, «Id y predicad el evangelio a toda criatura» (Marcos 16:16). Los apóstoles nos han enseñado que guardemos este mandamiento dado a ellos (Mateo 28:20; I Tes. 1:8, etc.). Pero ¿cómo estamos haciendo en cuanto a la proclamación del evangelio?
Gracias a Dios, algunas congregaciones están alcanzando a muchos con el evangelio, viendo a personas bautizadas en Cristo casi todas las semanas. Pero lamentablemente, muchas hacen poco esfuerzo para proclamar la palabra a otros. Allí están, domingo tras domingo, pero hacen poco para ganar a otros y como resultado, pocos se convierten a Cristo. Donde hay poca proclamación del evangelio, siempre surgen problemas en la congregación: las peleas, el desaliento, el estancamiento y el fracaso.
Todos queremos proclamar el evangelio con más éxito, y por tanto damos esta serie para estimularnos y educarnos a salir y proclamar el evangelio con más competencia y fervor.

¿ESTAMOS LISTOS PARA EVANGELIZAR?

¿Cómo establecer un ambiente donde puede haber crecimiento espiritual?
Si no existe amor y fe genuino en una iglesia, los esfuerzos para evangelizar fracasarán. Antes de pensar en la forma para mejor evangelizar: debemos preguntarnos ¿en verdad somos convertidos nosotros mismos? ¡Algunas iglesias no convierten a otros porque ellas mismas no han sido convertidas a Cristo! Aunque se reúnan todos los domingos, el Espíritu de Cristo no llena los miembros.
La iglesia en Jerusalén nos sirve de un buen modelo en cuanto a actitudes y prácticas que son necesarias para crecer y ganar otras almas. A continuación damos en forma breve, cuatro cosas (entre varias) que estimularon amor en la iglesia en Jerusalén. Cada congregación debe preguntarse, ¿cómo estamos haciendo en cuanto a esta cualidad? y ¿cómo podemos mejorarnos?

CUATRO CUALIDADES DE LA IGLESIA DE JERUSALÉN

(1) Ferviente amor para con Dios: Fue visto en el hecho que perseveraron continuamente en la doctrina de los apóstoles (Hechos 2:42), se reunían mucho (2:46) y predicaron el evangelio con mucha energía (5:42).
Donde no hay interés en perseverar en la doctrina de los apóstoles el reunirse y el predicar el evangelio, no hay ferviente amor para con Dios y no habrá crecimiento.
(2) Ferviente amor unos con otros: Jesús dijo, «En esto conocerán todos que sois mis discípulos si os tenéis amor los unos a los otros» (Juan 13:35). Esta es la señal de la iglesia «verdadera» dada específicamente por Jesús.
El amor fraternal en la iglesia en Jerusalén fue visto en su generosidad (2:44;45; 4:32-37). No se estimula el amor por regaños, sino por demostrar amor genuino.
Una clave es pasar tiempo juntos fuera de las reuniones de la iglesia, comiendo en las casas (Hechos 2:46). Las iglesias amorosas son las que tienen hermanos que pasan tiempo junto en la semana.
(3) Oración: (Hechos 2:42; 4:23-31; 6:6; 12:12; etc.) Hay un dicho en inglés, «la familia que ora unida se mantiene unida». El mismo dicho puede ser aplicado a la iglesia. Es muy difícil que hermanos que oran mucho junto no puedan resolver un problema con amor.
El problema es que muchas veces hay poca oración en las iglesias y en los hogares. Conviene que hayan reuniones mayormente para orar no solamente en las iglesias sino también en los hogares.
(4) Paciencia en las disputas: (Hechos 6:1-6) El caso de las viudas de habla griega en Hechos 6 estuvo lleno de peligro para la iglesia. Pero los apóstoles no se enojaron por la acusación y atacaron a los judíos de habla griega, sino respondieron con amor pensando en el bienestar de los afectados.
Van a haber disputas entre hermanos, pero si estas pueden ser tratadas con amor y respeto, hay esperanza de crecimiento.
Si existen estas cualidades, aunque sean pocos los hermanos y no sofisticados sus «métodos», la iglesia local crecerá y tendrá éxito al evangelizar. Si no existen, no habrá mucho éxito, no importa el dinero gastado ni los métodos empleados.

SUGERENCIAS ESPECIFICAS PARA IGLESIAS

1. Que hayan estudios bíblicos en los hogares todas las semanas. Pregunten a los hermanos sus sugerencias en cuanto a cómo tener estudios bíblicos más edificantes.
2. Que animen mucho a los hermanos a comer unos en casas de otros.
3. Tengan reuniones mayormente para orar al menos una vez al mes. Que se haga una lista de: (a) bendiciones (b) hermanos que necesiten la oración, (c) de planes e ideas de los hermanos y la congregación, etc.
4. Que pidan la ayuda de Dios al tratar las diferencias que siempre van a existir.

SUGERENCIAS ESPECIFICAS PARA INDIVIDUOS

1. Asista a todas las reuniones y demuestre entusiasmo en los estudios y la adoración
2. Invite a hermanos a su casa para tener estudios semanales o mensuales.
3. A menudo, invite a otros a comer con usted en su casa, o en algún otro sitio.
4. Ore mucho por la congregación. Mencione a sus hermanos por nombre a Dios. Ore así con otros hermanos.

ARTÍCULOS EN LA SERIE
1. ¿Estamos listos para evangelizar?
2. Buscando a los perdidos
3. Sembrando la semilla
4. Deje que la palabra haga su trabajo.
5. Vamos a organizarnos

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This