¿Qué pueden hacer los padres con respecto a la pornografía?

¿Qué pueden hacer los padres con respecto a la pornografía?

 ¿Qué pueden hacer los padres con respecto a la pornografía?

En artículos anteriores hemos hablado de los efectos devastadores de la pornografía y de cómo escondidamente ha invadido a los hogares de cristianos, especialmente por medio del Internet. Ha torcido el concepto de los hombres, aun los que una vez eran buenos, con respecto a la mujer. Nos dirigimos en los próximos artículos a acciones que podemos tomar para combatir este mal, el cual es ignorado por muchos porque es vergonzoso hablar de él. Espero dirigirme a cuatro grupos: los padres, las esposas, aquellos que ya ven la pornografía regularmente y los jóvenes que gracias a Dios todavía no han caído en ella.
Padres, ¡No sean ingenuos!

El problema #1 en nuestra guerra en contra de la pornografía

Creo que el enemigo número uno en nuestra guerra contra la pornografía son los padres ingenuos los cuales no pueden aceptar que sus hijos jamás puedan ser tentados por la pornografía. Entonces, los dejan tener computadoras en sus cuartos sin supervisión, teléfonos inteligentes (smartphones) sin filtros y otros tipos de acceso no controlado al Internet. Dicen, “Mi hijo jamás vería la pornografía.” No se dan cuenta d

e la fuerza de la curiosidad de los niños y de los adolescentes y cómo tan fácilmente pueden caer en esta adicción. La mayor parte de los jóvenes que conozco que tienen problemas con la pornografía, tienen buenas intenciones y no quieren ser adictos. Son de hogares cristianos. Pero en una etapa de sus vidas, dejaron que su curiosidad les venciera y ahora tienen que luchar con una obsesión dañina. Una gran parte de la culpa la tienen los padres ingenuos que los han dejado usar aparatos con acceso al Internet sin supervisión.

Algunas herramientas útiles

Covenant Eyes (Pacto con los ojos) – Es un programa diseñado para ayudar a los que tienen problemas con la pornografía. Monitoriza el uso del Internet del cliente y avisa a otro, a un compañero de confianza elegido por el cliente, si el cliente está visitando portales pornográficos en el Internet. El programa cuesta como $10 mensual pero si alguien tiene bastante dinero para tener acceso al Internet y si tiene problemas con la pornografía, debe pagarlo. La única alternativa para los que son tentados por la pornografía y todavía quieren ser puros delante de Dios es cortar el acceso al Internet. Aunque el programa funciona en la lengua inglesa, encontré a un tutorial en YouTube para explicar el programa a los Hispanoparlantes.
El sitio – http://www.covenanteyes.com/
Tutorial para hispanos – https://www.youtube.com/watch?v=4Vbp5ujdj0E

Filtros antiporno – Si uno pone “filtros antiporno” en el buscador de Google, aparecen varios. Puesto que no tengo experiencia con ninguno, no puedo recomendar el uno más que el otro, pero quizás ayuden a algunos. Si usted tiene uno que recomienda, favor avisarme para que yo pueda recomendarlo a otros hispanoparlantes.

No sé nada de este programa en español, pero tiene algunas buenas evaluaciones en el Internet – https://naomi.programas-gratis.net/

Un hacha o un machete – Si nada funciona para controlar la obsesión al ver el Internet, ningún filtro, programa, nada… entonces un hacha o un machete es la mejor herramienta para hacer pedazos la computadora, el Smartphone o cualquier otro aparato que sea el conducto para la porno. Hablo solamente medio en broma, porque es mejor entrar en el cielo, habiendo hecho pedazos de la computadora o Smartphone con un hacha o con machete, que entrar en el infierno con computadora o con Smartphone (Mateo 5:28, 29).

A continuación, algunos puntos que pueden ayudar a los padres a evitar que sus hijos mueran espiritualmente por los animales salvajes del Internet:

* ¡Ningún Smartphone sin filtros para jóvenes inmaduros! Oí algo ayer mismo que me estremeció – de unos padres que dieron un Smartphone a su niño de nuevo años. Casi puedo garantizar que el niño va a llegar a ser adicto a la porno dentro de poco tiempo. Los niños y los jóvenes son curiosos y muy pronto encuentran los sitios pornográficos. Hay una palabra para los padres que dejan que sus hijos tengan Smartphones y acceso al Internet sin supervisión – insensato. Perdone la franqueza, pero así es.

* Las computadoras con acceso al Internet solamente deben ser usadas en lugares públicos y con los padres presentes. Debe haber una contraseña para prender la computadora que solamente los padres conocen. Deben prenderla solamente cuando están cerca de la computadora para observar lo que sus hijos están mirando. Jamás las computadoras deben encontrarse en los cuartos de los niños y de los jóvenes donde pueden ser tentados por su curiosidad a ir a sitios porno.

* La comunicación – Que los padres hablen continuamente con los hijos acerca del peligro del Internet y de cómo la porno les hace daño y puede arruinar sus vidas. Que supliquen a sus hijos que les avisen si llegan a tener problemas. Que les prometan que como padres no van a enojarse de forma descontrolada si hay problemas, sino que les ayudarán.
¡La acción decisiva de los padres es esencial en la guerra contra la porno! Si hubiera un violador caminando por las calles, o un animal salvaje suelto en el pueblo, los padres tendrían terror al dejar que sus hijos salieran de la casa. Pero algo peor les espera en las calles del Internet y ¡muchos padres quedan blandos e indiferentes frente a la amenaza! Haga lo necesario ahora mismo para prevenir grandes problemas.

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Share This